You are here

El bien y el mal a los ojos de la vida

vietnam

El instinto

Como seres humanos aprendemos a través de la confrontación de dos vectores, el dolor y la alegría. Los acontecimientos tienen efectos diferentes en nosotros, y experimentamos energías y sentimientos diferentes. Podemos cargar con miedos que no son nuestra experiencia personal, en el sentido de que cargamos con los traumas de nuestros antepasados. El dolor nos hace huir de las experiencias dolorosas y nos adormece para volver a experimentar el dolor, y la alegría que sentimos nos hace adictos a repetir las experiencias alegres, y el ansia de intensificar el nivel de placer. De este modo, clasificamos las comunicaciones, las experiencias, las personas y los objetos como buenos o malos.

La educación

No estamos solos en esta forma de categorizar, y nuestro instinto junto con las definiciones que recibimos de la familia y la escuela, agudiza las aristas de la definición de lo bueno y lo malo. La novedad y la variedad en estas educaciones son tan amplias, que lo bueno y lo malo en diferentes doctrinas se superponen y lo que es agradable obtiene una cara de marginación en otras partes del mundo.

La religión y la moral

En efecto, la educación tiene una raíz en la religión y la otra en la moral, consecuencia natural de miles de años de vida social. La religión va más allá de la vida mundana y establece los marcos que tienden a guiar a los seres humanos a través de la 4ª dimensión que es el tiempo e incluso las dimensiones superiores, digamos los mundos. Tiene una vasta visión que confronta el bien y el mal y no ve a las personas como partículas aisladas sino como un proceso vivo y unido de crecimiento. Aunque la moral podría tener solapamientos con las disciplinas religiosas practicadas, tiene mucho más en común con los instintos que tenemos los humanos, los sentimientos y las emociones comunes, verdaderamente al estar libre de sesgos religiosos esta regla parece más simple, más práctica y más universal. Su principal problema podría ser su limitación a la hora de responder a muchas preguntas y nuevos problemas emergentes, y su crecimiento a través de la prueba y el error humano, que es también su mayor inconveniente.

La vida

¿La vida o la fuente consciente del universo funciona en base al bien y al mal? ¿Cuál es la definición de bueno o malo desde esta perspectiva?

Parece que no existe una distinción tan marcada entre el bien y el mal en el ojo de la conciencia, sino más bien una conexión muy delicada entre las experiencias de dolor y alegría. La vida ve ambas cosas como experiencia, y la conciencia se expande surfeando en el borde de las dos. Desde este punto de vista, ¿cómo podríamos describir el extenso dolor, la pena y la miseria que el ser humano arrastra en esta época? ¿Podríamos seguir beneficiándonos del poder de la Religión y la Moral frente a los complejos problemas que enfrentamos hoy en día?

En busca de una respuesta clara, ¡mejor observar la vida a través de los ojos del dolor y la alegría! ¿Qué nos aportan? ¿Qué pasaría si nos quedamos en una de estas situaciones aparentemente contradictorias? Ya conocemos muchos efectos psicológicos y físicos del dolor y la alegría, basados en nuestras experiencias vividas.

Por supuesto, estos efectos no están libres de la contaminación de la mente. Por cada sentimiento, experimentamos un flujo de energía dentro de nosotros que es neutral por sí mismo, aquí es donde entra en juego el instinto, la educación, la instrucción religiosa y moral. Y la mente navega a través de ellos de una experiencia a otra. Si fuéramos una página no escrita, estaríamos definitivamente perdidos contrayendo la dinámica de la vida.

Por lo tanto, sería beneficioso mirar las experiencias con un poco de desapego, viéndolas como meras experiencias, luego observando las consecuencias del asentamiento permanente en cada modo, basado en el cuadro más grande que dibujamos con la ayuda de la vida, y usando las experiencias pasadas como mero conocimiento, ahora sería capaz de responder a cada experiencia de vida de una manera vigilante, sin tratar de escapar o sostener una experiencia especial seguida por las narraciones de la mente y luego los sentimientos.

Lo bueno y lo malo se desvanecen en este diseño. En su lugar, nos centraremos en los efectos de cada acción en todos los componentes. Aquí la sabiduría humana, el conocimiento llegan a un terreno común con las enseñanzas. En definitiva, viviremos la vida de una manera fresca y dinámica.

Related posts