You are here

IA o la venganza del proletariado

Hasta hace muy poco, los trabajadores de cuello blanco siempre se sentían seguros. No les importaba ver millones de puestos de trabajo deslocalizados o sustituidos por máquinas. Las profesiones de oficina no tenían ninguna utilidad para los obreros, a muchos de los cuales veían como proletarios. La IA está invirtiendo los mecanismos de proletarización. Los trabajadores de cuello blanco van a perder su empleo en masa mucho más rápidamente que los de cuello azul, y no hay ninguna garantía de que puedan encontrar otro cuando lo dejen. No hay ninguna garantía de que el trabajo sea accesible a todos en el futuro. Por extraño que parezca, las profesiones manuales aún tienen un futuro por delante, al menos durante un tiempo.

Una nueva clase de proletarios sin trabajo

En el sentido marxista del término, un proletario es alguien que vive únicamente de su trabajo. En el sentido romano (y antiguo), se refiere al sector de la población cuya única función útil es reproducirse. Si observamos el panorama económico, podríamos decir que los proletarios de hoy no lo son en el sentido marxista del término, sino más bien en el sentido romano. Lo que caracteriza a las clases pobres de los países desarrollados es sobre todo su alejamiento del trabajo. El desempleo es una realidad estructural de las economías europeas y, en menor medida, de las de otros países occidentales. Sin embargo, los proletarios no tienen trabajo, pero siguen teniendo hijos.

Una nueva clase de proletarios: los que no tienen trabajo ni hijos

Lo que puede ocurrir con la IA es que cree un proletariado sin hijos. La vida en la metrópoli borra los hitos del tiempo biológico: las personas son jóvenes durante toda su vida hasta que de repente descubren su vejez al atardecer de sus vidas. Las ciudades ofrecen distracciones y placeres a los que hay que renunciar en cuanto se tiene un hijo. Esto explica por qué muchos urbanitas de entre 30 y 40 años no tienen hijos. Es poco probable que la proletarización de los trabajadores de cuello blanco erradique este fenómeno, aunque no tengan acceso a los mismos placeres. Los desclasados querrán el mismo derecho al consumo hedonista de productos y servicios disponibles en todas las metrópolis.

Hacia una nueva revolución proletaria

¿Cuáles fueron los orígenes del socialismo y del deseo de una revolución proletaria en el siglo XX? En una palabra, se trataba de la distribución de la riqueza. La industrialización de Europa había dado lugar a aumentos de productividad sin precedentes. El problema era que el capital estaba en manos de unos pocos y la mayor parte de la riqueza producida iba a parar a ellos. Las aspiraciones socialistas surgieron de la necesidad de “socializar” los beneficios que habían escapado a la mano de obra que los había creado. El comunismo decidió eliminar a la clase propietaria del capital para que éste volviera al Estado, lo que creó otros problemas que hicieron que la economía se ralentizara. La actual monopolización de la riqueza por un reducido número de actores es palmaria. GAFAM monopolizan sectores enteros de la economía virtual (motores de búsqueda, redes sociales, etc.). Esta riqueza se reparte generosamente entre los empleados que trabajan para estas empresas. ¿Qué ocurrirá cuando podamos prescindir sencillamente del 90% de la mano de obra informática? Sin duda surgirán nuevas aspiraciones socialistas. Ya se habla de una renta universal. Pero, ¿será suficiente? ¿Un desarrollador acostumbrado a ganar 200.000 dólares al año podrá consolarse con una renta universal (estimada actualmente en 13.000 dólares en Estados Unidos)? Probablemente no, ya que la degradación de una parte de la población rara vez ha ido bien en la historia.

Related posts

Deja un comentario