You are here

¿Nos tomamos el tiempo para convertirnos en una buena persona?

Vivir significa sobre todo ganarse la vida. Tener éxito es mostrar un estatus, un estilo de vida, un confort material sinónimo de seguridad y dominio social. Desde que dominan los valores burgueses, ya no hay una verdadera búsqueda de la grandeza, de lo sublime o de lo bello, la eficacia y el afán de lucro son las principales preocupaciones.

Una sociedad de comerciantes necesita representantes que fomenten la adhesión a este modelo de sociedad. Las estrellas del deporte nos inculcan la voluntad de rendir, mientras que las estrellas de la pequeña y la gran pantalla nos incitan a adoptar los códigos del mundo consumista.

Dominar es una elección que hacemos por miedo a ser dominados nosotros mismos. En esencia, lo que nos impulsa a enriquecernos es tanto la búsqueda de beneficios como el miedo a quedarnos atrás.

Sociedades tradicionales y modernas

Las sociedades tradicionales se basan en una determinada idea del honor y de la relación con lo sagrado. El modo de consumo está libre de sacralidad

Morir por una causa no tiene sentido en una sociedad obsesionada por el lucro. Morir es perder y perder está mal. Por el contrario, en una sociedad tradicional, morir tiene sentido porque hay una nivelación, una jerarquía de las cosas. La familia, el grupo, la nación son más importantes que el individuo. Por lo tanto, es aceptable morir para defender a una de estas entidades.

En la sociedad actual, lo que diferencia a las cosas es su precio. El individuo es la entidad más importante, por lo que no tiene sentido morir por nada más porque nada es más valioso que ese bien.

El individuo es el que saborea el placer. El objetivo de la vida moderna es la gratificación del placer. No hay realidad más satisfactoria. El placer es el disfrute del momento presente ignorando el pasado y el futuro. El placer es una suspensión en el tiempo.

Convertirse en un buen

Si todo se ve en términos de placer, esto implica que lo que es bueno es bueno sólo en términos de su capacidad de dar placer – incluyendo a los humanos. Como los humanos son potencialmente una fuente de placer, alienamos nuestra humanidad en el proceso.

En una sociedad tradicional, lo que es bueno es lo que contribuye favorablemente al grupo. La valentía, la generosidad y la lealtad son cualidades valoradas por el grupo porque ayudan a preservarlo.

Incluso hoy en día, cuando pensamos en alguien que es bueno, tendemos a asociarlo con las cualidades tradicionales porque los antiguos valores, afortunadamente, no han desaparecido del todo.

Sin embargo, otros “nuevos” valores se imponen poco a poco en nuestra sociedad. Las personas destacadas por los medios de comunicación no son, en la mayoría de los casos, “buenas” si se las juzga a través del prisma de los valores tradicionales. Suelen ser manipuladores, orgullosos, expresivos, asertivos, despectivos o vulgares. Son rasgos que abundan en una sociedad individualista porque “valoran” al individuo por encima del grupo.

Al situar al individuo en la cúspide, se defienden los valores extrovertidos por encima de todo. A principios del siglo XX, la gente leía mucho, tanto libros como periódicos. No había ningún problema en ser introvertido, estaba totalmente en línea con las expectativas de la época porque el grupo era más importante y no habíamos entrado en una sociedad del espectáculo. Con la llegada de la televisión, toda la sociedad se puso patas arriba. Progresivamente, se imitan los valores de la televisión: hablar alto, sonreír, ser elocuente, hablador, grosero, gesticular o ser arrogante. Es como si quisiéramos convertirnos en el bufón o en el presentador descarado que vemos en la televisión.

El sentido de los buenos cambios

Antes, el individuo estaba obsesionado con servir a su grupo. Estaba mal visto ser egoísta o narcisista. Había una voluntad colectiva de luchar por una forma de bondad porque estaba vinculada a Dios. El que es bueno está cerca de Dios. Hoy en día, creemos menos en Dios en general, por lo que es normal que queramos acercarnos a él. Es el rey quien es glorificado, el poder. Buscamos más tener los atributos de la dominación social y así despreciamos la virtud, aquello que nos hace seres eternos.

El temporal ha ganado

Hay una lucha permanente entre dos visiones de la vida, la temporal y la intemporal. Lo temporal es lo que nos permite tener éxito aquí abajo. Los valores de lo intemporal nos permiten triunfar en el más allá.
Por supuesto, el mundo material es palpable, por eso la gente lo apuesta todo. No sabemos cómo será el más allá, así que dudamos y preferimos ignorarlo.

No hay garantía de que haya una vida después de la muerte, y por eso el hedonismo es tan popular. Es la única felicidad terrenal de la que podemos estar totalmente seguros. La muerte, la salvación del alma, la vida eterna, el paraíso, la transmigración de las almas, el juicio final, etc., son temas borrosos para el ciudadano medio. Todo esto queda desdibujado para el común de la gente, por lo que consumir y disfrutar es más que suficiente.

El disfrute desfigura

La belleza interior se refleja en la belleza exterior con el paso del tiempo. Por el contrario, la fealdad interior tenderá a desfigurar a su poseedor, aunque la belleza exterior pueda enmascararla durante un tiempo.

Vivir de forma egoísta, maliciosa y divertida ataca el alma como el ácido corroe el acero. El mal del alma va tomando forma para remodelar el rostro como el alfarero moldea la arcilla.

¿Qué sentido tiene ser una buena persona?

Buscar el bien simplemente conduce a la felicidad. No hay villanos felices, al menos su felicidad egoísta no puede competir con una felicidad basada en la virtud.

La bondad es la esencia de la vida

El lugar de trabajo puede tender a corrompernos. Podemos aprender a mentir, engañar o abusar de nuestro poder. Cuando dañamos nuestra alma, acabamos deseando las cosas equivocadas. Queremos más dinero, poder o fama cuando la verdadera felicidad es más simple y directa.

La bondad como luz del mundo interior

Cuando algo brilla en el interior, no es necesario buscar la luz en el exterior. El lujo, que viene de la palabra latina “lux”, significa “luz”. Las personas sin luz interior tenderán a ir a las cosas brillantes y lujosas para sentir por un momento de forma superficial lo que podrían sentir profundamente a través del trabajo espiritual y moral.

La bondad es autosuficiente

Aunque la bondad beneficia a los que la rodean, beneficia sobre todo a la persona que cultiva y guarda este tesoro porque le permite alcanzar la verdadera felicidad.

Las tres dimensiones de la felicidad según el hinduismo

Felicidad tamásica (grado inferior de felicidad): felicidad basada en la desgracia o el sufrimiento de los demás

Felicidad rajásica (grado intermedio de felicidad): felicidad que es indiferente a la felicidad de los demás

La felicidad sávica (grado último de felicidad): existe sólo porque contribuye a la felicidad de los demás. Aquí es donde reside la bondad.

El mundo nos distrae del camino del bien

Si inicialmente uno tiene un impulso natural hacia la bondad a través de la empatía de la que goza un niño, puede distraerse rápidamente del camino de la bondad si se le coloca en un mal entorno.

Podemos sufrir años de corrupción de lo que somos como resultado de una infancia en la que nuestro ser fue martirizado. A menudo, estos mismos niños nunca se recuperarán, vivirán toda su vida como “adultos rotos”. Una vez perdidos del camino de la bondad, uno puede vagar toda la vida si no encuentra a la persona o guía adecuada que pueda iluminarnos de nuevo.

Cultivar un buen valor a la vez

La virtud atrae a otras virtudes al igual que el vicio atrae a otros vicios. Si tienes cuidado de no mentir, por ejemplo, desarrollarás otras cualidades como el valor, la integridad y la benevolencia. Por el contrario, adquirir el hábito de mentir te expone a ser un cobarde, un disimulador o a ser malicioso. La luz atrae a la luz como la oscuridad atrae a la oscuridad.

El poder de los hábitos

Si has tomado conciencia de algunos de tus defectos y, al mismo tiempo, del vínculo entre la felicidad y la virtud, querrás cambiar. El cambio en profundidad no se produce de la noche a la mañana. El agua tiene que fluir durante años para hacer un agujero en la roca. Tomar la decisión de cambiar es el principio del cambio. Para volver a conectar con la virtud, con lo que es bueno, debemos abordar un vicio a la vez, sabiendo que cada virtud recuperada creará un efecto dominó en la creación de otras virtudes.

El poder de los retos

Si quieres transformar tu ser, debes transformar tus acciones. Somos lo que hacemos repetidamente. Si te comprometes a adoptar un nuevo hábito virtuoso cada día, irás mejorando poco a poco. He aquí una lista no exhaustiva de cosas que puedes poner en práctica en tu vida cada día para ser mejor persona:
– Abstenerse de mentir
– Realiza un acto de generosidad desinteresado
– Proteger a alguien que está siendo tratado injustamente
– Enfrentarse a la gente mezquina
– Da lo mejor de ti en tu trabajo
– Ser disciplinado y limpio
– Volverse más sabio leyendo o escuchando conferencias de personas iluminadas
– Abstenerse de calumniar o hablar mal de alguien

En resumen:

– En el mundo actual, hemos olvidado un poco la necesidad e incluso el significado de lo que es bueno.
– La virtud es una condición para la felicidad
– Cultivar la luz interior nos evita tener que buscar la luz en el exterior
– Podemos cambiar lo que somos profundamente actuando de una manera decididamente diferente a la que somos
– Llegar a ser bueno debería ser el verdadero sentido de la vida más que tener éxito

Related posts

Deja un comentario