You are here

La asimilación consiste en ganar la competición por la identidad

identidad

«Millones de hombres quieren fundirse en un cuerpo que les proporcione la identidad que no tienen». Patrick Buisson

Una comunidad es un cuerpo social en el que todos aspiran a integrarse. La creciente división social y cultural de un país es el resultado de la derrota de la narrativa nacional frente a las narrativas comunitarias. Un bebé, cuando lo es, está básicamente preparado para fundirse en el molde que se le muestra. El problema es que la fuerza de una narración reside en su veracidad o, al menos, en su credibilidad.

Todos necesitamos una identidad que queramos valorar porque forma parte de nuestra autoestima, que a su vez es un componente de la felicidad. Sin embargo, no podemos adherirnos a una narrativa de la que nosotros mismos nos sentimos excluidos.
Como la naturaleza aborrece el vacío, si no podemos ofrecer una identidad fuerte, gratificante y atractiva a una población, ésta buscará en otra parte un mejor proveedor de una narrativa.

El separatismo cultural o secesionismo es un reflejo de la incapacidad de ofrecer una narrativa nacional fuerte, coherente e inclusiva. La fuerza de la narrativa reside en las acciones concretas emprendidas para defenderla y encarnarla. La coherencia proviene de la armonía, la cronología y la lógica del discurso, que son importantes motores psicológicos para la adhesión. Por último, el carácter inclusivo de la narración es necesario si se quiere convencer a todo un segmento de la población.

Para que la gente se adhiera a la narrativa nacional, es necesario comunicar un cierto orgullo, es decir, el amor por esta identidad. Sin eso, no tiene sentido tratar de difundirla. No puedes hacer que la gente ame lo que tú mismo no amas. Por último, el amor propio no debe llevar al odio a los demás, y esa es una fina distinción.

Related posts

Deja un comentario