You are here

¿Cómo podemos actuar si hay un destino?

destin

Estamos destinados a cumplir nuestro destino, pero ¿cómo podemos actuar sabiendo que hay un destino escrito en piedra? Algunas religiones admiten sin problemas la existencia del destino. ¿Cuál es la mejor actitud que debemos tener si admitimos el postulado de su existencia? Veamos varios escenarios posibles.

La tentación hedonista

«Dejemos que nuestros instintos hagan el trabajo, porque nuestro destino está escrito. Esta es la letra de una canción de rap que escuchaba cuando era adolescente. El ritmo y el tono de confianza son convincentes. Sin embargo, si se examina con más detenimiento, ¿la existencia del destino nos condena a dejar que nuestros «instintos» anulen cualquier consideración moral o ética? El destino es sólo el resultado de la vida, lo que ocurre desde nuestro nacimiento hasta él depende de nosotros. Por supuesto, es posible que una muerte repentina sea nuestro destino, pero todo lo que precede a este trágico acontecimiento sigue siendo nuestra responsabilidad. Creer en el determinismo implacable del destino es quitarnos la responsabilidad de nuestro libre albedrío que todos tenemos. Apresurarse a los placeres de los sentidos es una respuesta fácil e irresponsable en mi opinión. Si el destino condicionara cada momento de nuestra existencia, ya no podríamos elegir. Pero siempre tenemos una opción. Hay dos esferas: una que está bajo nuestro control y otra que está fuera de nuestro control. Confiar exclusivamente en el destino es destruir nuestra esfera de control y estar dominados únicamente por elementos fatalistas (en el sentido etimológico).

Elegir el poder es asumir la parte de responsabilidad que nos corresponde a todos. La opción hedonista no es más que una huida de nuestro deber como humanos, que implica asumir una cuota de control sobre nuestras vidas.

Sincronización con lo divino

Si asumimos que somos una pequeña partícula del universo animada por una fuerza inicial cuyas expresiones son nuestras acciones que emprendemos, podemos ver las cosas de otra manera. El destino sólo sería la consecuencia de esta fuerza divina que nos empujaría a seguir una trayectoria de la que no podríamos desviarnos, a la manera de un asteroide que avanza en el vacío y cuya colisión con otra estrella es segura debido a las trayectorias recíprocas. En tal caso, nuestra contribución al cambio de trayectoria es inexistente. Ante tal inevitabilidad, lo único que nos queda es sincronizarnos lo mejor posible con lo divino durante el tiempo de este viaje existencial.

¿Por qué sincronizar con lo divino?

Sincronizarse con lo divino significa actuar con confianza sin importar el resultado de esta trayectoria llamada vida. Puesto que nuestra existencia se lanza como una nave espacial al vacío interestelar, lo mejor es disfrutar del viaje no cediendo a una filosofía nihilista (que el hedonista representa en algunos aspectos), sino encontrando la alegría en el viaje a través de la conexión con lo divino. Sincronizarse con lo divino es simplemente encontrar la alegría y la serenidad aunque el resultado sea trágico. Implica ignorar el desafortunado final al ir más allá de nuestra mera dimensión corporal, a diferencia del hedonismo. Sabiendo que la muerte es segura y que nuestra vida puede no ser tan halagüeña al final, todavía es posible sublimar la existencia viviendo como si una parte de nosotros fuera eterna y, por tanto, prescindiendo de nuestro destino biológico. El destino controla nuestra vida material, pero no controla nuestro devenir espiritual. Tanto si vivimos una vida larga como corta, tenemos la posibilidad de superar la limitación del tiempo dando una dimensión superior a nuestra vida mediante la adhesión a la existencia del alma y su permanencia. Nuestra vida terrenal está limitada por el destino, pero la vida de nuestra alma no lo está. Por lo tanto, es más útil trabajar en la mejora de nuestra alma mediante la sincronización con lo divino para deshacerse de estas limitaciones. Una vez que conseguimos poner nuestra alma en primer lugar, dejamos de preocuparnos por la brevedad o la dureza de la vida.

¿Cómo se sincroniza?

Para sincronizarnos con lo divino, tenemos que explorar los caminos espirituales disponibles y elegir el que más nos convenga. Cada tradición espiritual está diseñada para mejorar el alma. Lo que es esencialmente diferente es el contexto cultural en el que han surgido. A menudo una tradición espiritual tiene algunos rasgos desagradables de la sociedad en la que nació, siendo el patriarcado un ejemplo común. Hay que saber separar el trigo de la paja y reconocer lo que en cada tradición es de esencia espiritual y lo que no.

Para entrar en sintonía, basta con realizar las prácticas recomendadas (la mayoría de las veces la oración, la meditación, la acción desinteresada, etc.) y hacer el esfuerzo de leer los textos inspiradores sobre el tema.

El efecto mariposa: ¿y si no existe el destino?

En el otro lado del espectro, podríamos simplemente negar la existencia del destino y decir que todo puede cambiar en función de las decisiones que tomemos y de otros parámetros de nuestra vida que crean un efecto dominó. Si el destino no existe, entonces tenemos una ansiedad que puede desarrollarse en nosotros. De hecho, es mucho más reconfortante decirnos a nosotros mismos que algunas cosas están fuera de nuestro control y que el resultado de nuestra vida no está en nuestras manos.

Si, por el contrario, nos adherimos a la idea de una causalidad sin fisuras entre nuestras decisiones y nuestros resultados, nos presionamos mucho. El efecto mariposa refleja en cierta medida esta idea, aunque el concepto es en realidad más complejo de lo que parece. La adhesión al efecto mariposa nos empuja a querer controlarlo todo a riesgo de sentirnos abrumados por la tarea. Es bueno asumir toda la responsabilidad de la propia vida, pero creo que es más sano aceptar la idea de una contribución de la providencia, que nos permitiría dormir mejor y mostrar una forma de humildad.

Creer en el destino puede ser un signo de pereza en algunos aspectos, pero también es una marca de nuestra humildad.

Related posts

Deja un comentario