You are here

Una relación duradera comienza mucho antes del encuentro

couple

Invertir en el autoconocimiento y la mejora de sí mismo

Muchas relaciones están condenadas al fracaso incluso antes de empezar, ya que los individuos carecen de madurez, lo que les lleva a la inconsistencia y al extravío. El conocimiento de sí mismo es la base de la relación con los demás. Si sabemos quiénes somos, podremos elegir a quién queremos ver entrar en nuestras vidas. El problema es que vivimos en una época en la que la soledad se ve como un defecto que se oculta rápidamente al arrojarse a los brazos de la primera persona que aparece. Esta precipitación suele impedir que nos hagamos preguntas en los momentos decisivos de nuestras vidas. La madurez no es fruto del encuentro sino de la doma de uno mismo o del encuentro con uno mismo.

Cuando uno no hace este esfuerzo preliminar, se ve obligado a revivir las mismas decepciones una y otra vez. ¿Qué es el «yo»? Es sobre todo un conjunto de aspiraciones y deseos que no pueden reducirse al deseo de no estar solo.

Cuando somos conscientes de nuestras más profundas ambiciones y valores, somos capaces de elegir con gran agudeza las personas que nos corresponden.

Más allá de este trabajo introspectivo, que es útil en cualquier relación de pareja, es importante estar en un proceso de mejora. Una pareja no es una balsa donde dos individuos se dejan llevar por los vientos. No, es más bien una nave cuya tripulación quiere ir al mismo destino y donde cada persona da lo mejor de sí misma para hacer realidad este proyecto. Cada uno sabe que no podrá hacerlo sin la ayuda del otro. Esto debe implicar una gran humildad y un esfuerzo de superación para ayudar siempre al barco para que no se convierta en una balsa a la deriva.

Por lo tanto, la claridad, la dedicación, el espíritu de equipo y la mejora continua deben ser las palabras clave para las relaciones duraderas.

Related posts