You are here

Tu tarea no es buscar el amor…

amor

Tu tarea no es buscar el amor, sino simplemente buscar y encontrar todos los obstáculos que has construido contra el amor». Jalal al-dîn Rûmi
Djalāl ad-Dīn Muḥammad Balkhi (persa: جلالالدین محمد بلخی) o Rûmî, nacido en Balkh (actual Afganistán) en Jorasán (una gran región de cultura persa) el 30 de septiembre de 1207 y fallecido en Konya (en la actual Turquía) el 17 de diciembre de 1273, fue un poeta místico persa que influyó profundamente en el sufismo
Esta cita me la sugirió amablemente Simin, una fiel lectora del blog. ¡Gracias de nuevo a ella!
¿Qué quería decirnos Rumi con esta frase? Tal vez ese amor sea innato y aprendamos a soltarlo a medida que crecemos. Un niño ama naturalmente todo lo que se le presenta. La educación que recibimos desde una edad temprana probablemente tiende a construir muros entre nosotros y los demás. La cultura puede ser hermosa cuando embellece nuestro intelecto y nuestro corazón. El problema es que a veces tiene aspiraciones excluyentes, lo que nos lleva a despreciar a quienes no tienen ese conocimiento o ven el mundo de forma diferente. La cultura pretende crear un marco de referencia común para un grupo de personas, ya sea a través de la lengua, la historia o la religión. El marco de referencia proporciona una identidad común, que da fuerza y homogeneidad al grupo. La cultura progresa y crece gracias al contacto con los demás, pero a veces se vuelve rígida y amenazante porque se siente amenazada.
Nuestra propensión natural al amor debe ser preservada en el proceso de cultivo. El amor no es la función principal de una cultura, es crear un grupo unido que pueda ser dirigido. En sí, puede decirse que una función importante de la cultura es la política. Cuando controlas la imaginación de un grupo, puedes influir en sus decisiones y acciones. Así, vemos que es importante tener siempre presente el amor y hacer de la cultura su siervo y no su amo. Cuando desarrollamos un fervor por la cultura, éste debe estar subordinado a la nobleza de nuestro corazón para amplificar sus cualidades y no al revés.

Usa tus vejaciones

El avión vuela porque aprovecha el viento en contra para elevarse. Los escollos que encontramos en nuestro camino también pueden desempeñar este papel. A menudo reaccionamos de forma binaria: si alguien es amable con nosotros, nosotros también lo seremos, y a la inversa, si son desagradables, seremos desagradables con ellos. Así que, sí, puede ser una forma eficaz de funcionar a corto y medio plazo. Pero, ¿qué pasa con nuestro progreso emocional e incluso espiritual cuando siempre hacemos esto? Lo ideal es que las vejaciones que nos afectan nos sirvan de alimento para la reflexión, de lo contrario acabarán convirtiéndose en los muros que construimos entre nosotros y los demás, como señala Rumi. Por supuesto, hay personas malintencionadas, y es mejor protegerse de ellas si no se encuentra una forma sana de resolver un conflicto. Sin embargo, en la mayoría de los casos, un disgusto es en realidad una oportunidad para profundizar en nuestra relación con alguien, ya que es una invitación a empatizar con uno mismo y con la otra persona. Si todos los disgustos pudieran resolverse mediante la introspección y la empatía, podríamos crear vínculos más fuertes con los demás.

La importancia de la docilidad: no reinventar la rueda

En nuestro proceso de empoderamiento (o individualización) por parte de un padre o profesor, a veces se tiende a cuestionar todo, lo que puede tener un efecto perjudicial en nuestro aprendizaje. Los genios del pasado eran brillantes en su capacidad de asimilar los conocimientos existentes y luego ir más allá o contradecirlos. El problema de tener una actitud rebelde y sistemática es que no se puede dar el primer paso en el proceso de superación o descubrimiento científico. A menudo es un solo hallazgo, un pequeño porcentaje que marca la diferencia. Esto implica que hay un 99% de conocimientos ya conocidos que ya han sido asimilados. Lo mismo ocurre con la búsqueda del amor, al menos la destrucción de los obstáculos que nos separan de él. Todo el conocimiento que concierne al desarrollo personal se ha producido en su mayor parte en los últimos milenios, ya sea a través de la filosofía o de la espiritualidad en particular. Es inútil tratar de inventar nuevos conceptos si no hemos asimilado al menos los conocimientos de antaño: es posible que ya hayan existido con otro nombre. Nuestra salvación pasa por ir más allá de los conocimientos adquiridos, mediante el estudio escrupuloso y asiduo y las reflexiones asociadas.

Deja de fingir que eres feliz

Para ser feliz, no hay que llevar la máscara de la felicidad. Es saludable aceptar los sentimientos más oscuros que nos invaden. Están ahí para darnos un mensaje que de otro modo no entenderíamos. También es bueno darles sentido, pero también tratarlas como a una herida física: la curamos, y luego dejamos que se cure sin obsesionarnos con ella. El sufrimiento moral es a menudo un peldaño hacia la auténtica felicidad cuando conseguimos comprenderlo y sanarlo. Lo mismo ocurre con los muros que construimos entre nosotros y los demás: fingir que todo está bien cuando algo te molesta sólo empeorará las cosas. Detenerse y derribar los muros que construimos en nuestra mente y en nuestro corazón es mejor, aunque parezca que nos estamos distanciando.

close

✨Recevez gratuitement la fiche audio et la fiche d'activités de "Trouvez vos forces maintenant" de Tom Rath 📈

Je hais les spams et protège vos données personnelles

Related posts

Deja un comentario