You are here

No intentes ser especial para convertirte en especial

La vida se ha convertido en una lista de cosas que hacer antes de morir, como hacer paracaidismo, acariciar delfines o escalar el Himalaya. ¿Debemos estar contentos con una sociedad a la que no le falta imaginación a la hora de planificar nuestras próximas vacaciones?

Hemos entrado definitivamente en la era de la sociedad del ocio, al menos para una parte de la humanidad. La gente tiene más tiempo y mejor poder adquisitivo. Esto les permite desafiarse a sí mismos para llenar un vacío que parece una grave pérdida de sentido.

El declive religioso o la desaparición de los relatos unificadores

Ya no tenemos grandes relatos colectivos que, aunque aplastaran un poco a la gente, tenían la ventaja de conferir un poco de modestia. Hoy en día, todos necesitamos ser únicos, no podemos soportar no tener la impresión de que somos como los demás. Como no nos sentimos completamente realizados en nuestro trabajo, necesitamos encontrar una identidad diferenciadora en nuestro tiempo libre. Las redes sociales han hecho posible esta búsqueda de la singularidad al permitirnos ponernos en escena en escenarios tan impresionantes como repetitivos. Esta sed de singularidad nos ha hecho perder nuestra autenticidad. Las redes sociales nos han convertido en un ejército de clones con nuestro puro consentimiento.

Diferenciar para existir

Ser especial no se encuentra en la frenética carrera por aumentar nuestro ego, sino en profundizar en nuestro interior para encontrar nuestra autenticidad. El problema es que nuestra sociedad es una sociedad de mercado, y nos diferenciamos a la manera de un producto de consumo: nos distinguimos por una especie de proceso de marketing más que por la intimidad.

La singularidad no se cultiva acumulando pegatinas en la carrocería del coche o buscando los mejores rincones instagramables para hacer las mejores fotos. La verdadera singularidad proviene de la búsqueda de la autenticidad. Las búsquedas narcisistas sólo conducen a vagabundeos o a la corrupción de nuestra verdadera naturaleza.

La naturaleza te ha hecho único pero has olvidado tu naturaleza

Como somos seres sociales, nuestro deseo de agradar también está relacionado con nuestro deseo de encajar en los grupos humanos en los que nos encontramos. En el pasado, nuestra necesidad de complacer se limitaba al mundo real, pero hoy es todo el planeta el que seducimos porque Internet nos da una fuerte identidad virtual. Incorporarse a la sociedad significa olvidar un poco lo que somos para ganar seguridad y comodidad, dos beneficios entre otros muchos de la socialización. Llevados al extremo en esta búsqueda de reconocimiento social, podemos simplemente olvidar de qué estamos hechos y adherirnos totalmente al molde social que se nos ofrece. Sin embargo, en un momento en el que queremos presentarnos al mundo como únicos, sólo tenemos que mirar en nuestro interior para encontrar la verdadera fuente de nuestra singularidad.

Un ejército de clones extrovertidos

Es más fácil comprar un billete para dar la vuelta al mundo que trabajar para dar la vuelta a nosotros mismos. El verdadero cambio lleva tiempo, y se produce en el interior mucho antes de que sea visible en el exterior. Es más fácil hacerse una foto junto a un niño pobre durante una semana “humanitaria” en un país lejano para presumir de grandeza que crecer verdaderamente en compasión en la intimidad y la soledad de la oración regular.

La búsqueda de placeres y satisfacciones extravertidas sólo produce resultados superficiales e insostenibles. Para emprender el cambio real que es el sello de una verdadera búsqueda de la autenticidad, debemos afrontar la prueba del tiempo. Lo que se puede obtener y asimilar rápidamente tiene poco valor en la escala de nuestra mejora. Leer y releer un libro para meditar sobre sus enseñanzas y así crecer lleva más tiempo que llevar una camiseta con la imagen del Dalai Lama o el último sarouel de colores para aumentar nuestra tolerancia y apertura a los demás.

Si no sacrificas nada, no obtienes nada

Se puede tener todo si se está dispuesto a sacrificar todo para conseguirlo.

Una sociedad de la opulencia necesita creer que todo se puede obtener porque todo se puede comprar. En realidad, nada es menos cierto. Las personalidades que gozan de fama en un campo determinado han alcanzado a menudo un nivel excelente porque habían descuidado todo lo que estaba fuera de su ámbito de competencia.

Esa es la ironía, para tenerlo todo, por ejemplo la fama, la riqueza y quizás incluso la gloria, hay que estar dispuesto a renunciar al deseo de cualquier cosa que no sea la excelencia en tu campo. Por el contrario, si no estás dispuesto a renunciar a cualquier comodidad o satisfacción, no podrás conseguir nada significativo.

A mayor escala, la civilización se construye en cierta medida sobre los sacrificios de sus miembros. Disfrutamos de una comodidad que se debe a las personas que nos precedieron (dieron su vida por la libertad, trabajaron toda su vida…). A la inversa, una sociedad que ya no puede encarnar una determinada idea de sacrificio no podrá mantener su civilización. La antigua Roma se derrumbó más por el peso de los banquetes y las orgías de sus dirigentes necesitados de orientación que por el vigor con que los “bárbaros” arrasaron su imperio.

Un argumento para ayudarte a no desear la fama y así mantenerte en el camino de la excelencia y la singularidad.

Al igual que los dioses griegos envidiaban la mortalidad de la gente corriente, las estrellas nos envidian lo que ya no tienen y, sin embargo, lo que tanto han buscado y la razón por la que se diferencian de los demás: el anonimato

Las estrellas te envidian

Disfrutar de la sencillez y la tranquilidad del anonimato es un lujo que los famosos no tienen. Mientras que para una persona normal es fácil tener un día especial teniendo un día estelar, lo contrario no es cierto. Una celebridad apenas puede experimentar un extraño entre la gente. No hablo de influencers ni de estrellas de internet. Me refiero a las estrellas que justifican el nombre estelar del que gozan: ídolos deportivos o musicales cuyos viajes riman con júbilo y frenesí.

El famoso ya no se pertenece a sí mismo

Atrapados o encerrados en una imagen que la gente espera de ellos, los famosos pueden sufrir un desdoblamiento de personalidad: aparentar algo que no son, mientras asisten a la canibalización de lo que son por lo que se espera de ellos.

Related posts

Deja un comentario