You are here

¿La lujuria forma parte de tu vida?

luxure

Es una palabra que rara vez se escucha hoy en día, sin embargo, la «lujuria» ha sido objeto de largos debates teológicos y su denuncia era habitual no hace mucho tiempo. La desaparición de este término de la boca de la gente no es un signo de la desaparición del fenómeno, al contrario, muestra que la lujuria ha calado tanto en nuestras sociedades que ahora pasa desapercibida. 

La mayoría de ustedes sabrán que la lujuria es uno de los siete pecados capitales establecidos por la Iglesia Católica. También lo es cualquier pecado que nos aleje de Dios, en definitiva, todo lo que sea idolatría es un pecado capital. A modo de recordatorio, he aquí una lista de los 7 pecados capitales y una explicación de por qué cada uno es una forma de alejarse de Dios: 

La tacañería: es un apego excesivo al dinero o a los bienes materiales. Ser avaro es poner el éxito financiero en el corazón en lugar de acercarse a Dios.

Envidia: Desear algo distinto a la bendición de Dios, codiciar el bien del prójimo, de nuevo un alejamiento de él por falta de confianza en lo que Dios nos tiene reservado. 

La pereza: originalmente llamada acedia, que es más específicamente la pereza espiritual, es decir, la falta de esfuerzo para acercarse a Dios a través de la oración, el estudio de los textos religiosos, la penitencia o el ayuno.

Gula: es hacer que el estómago y no el corazón sea el que mande en nuestra vida. Es un sacrilegio porque nos reduce a una dimensión puramente animal que nos distrae de la búsqueda de Dios y de sus bendiciones. 

Orgullo: es la adoración de uno mismo. El orgullo, por definición, muestra una falta de humildad, que es esencial para acercarse a Dios y recibir sus buenas gracias. Es de nuevo una forma de idolatría. 

Lujuria: Es la adoración del cuerpo humano. Es el deseo sexual sin nobleza ni santificación. Es el deseo de realizar un acto sin estar en comunión con Dios. 
La lujuria aleja nuestros ojos de Dios. 

Ira: Muestra una falta de paciencia y, en última instancia, una falta de creencia en Dios. Si nos enfadamos es porque dudamos de las bendiciones de Dios, es una señal de que ya no estamos en plena comunión con Dios y de que hemos puesto algo o a alguien en primer lugar. 

La lujuria puede adoptar muchas formas, pero todas ellas dan lugar a que nos sintamos insatisfechos porque nos distraen de la santificación, que es la única garantía de plenitud. Por insidiosas que sean, las manifestaciones de la lujuria son numerosas: 
– mirar a alguien como si fuera carne

– tener fantasías con alguien con quien no tenemos una relación

– estar abrumado por pensamientos sexuales o distraerse frecuentemente con ellos

– ver películas eróticas o pornográficas 

– etc.


La mayoría de las veces se nos invita a tener pensamientos lujuriosos en contra de nuestra voluntad. La música, el cine y el arte en general cultivan una forma de lujuria que la hace aceptable e incluso deseable. Por ello, las canciones de amor casi nunca tratan del amor, sino de las consecuencias nocivas de la pasión y la lujuria en la naturaleza humana. La cultura de masas ha conseguido pervertir a toda una sociedad utilizando este juego de manos: llama «amor» a lo que en realidad es sólo lujuria y «libertad» a lo que en realidad es sólo depravación. 

Es fácil entender por qué los jóvenes están desorientados y vagan en todas las direcciones según sus inclinaciones. Falta una columna vertebral moral que permita a las personas mantener su dignidad. El remedio para todos estos males, empezando por la lujuria, es dejar de exponerse a esta depravada cultura de masas durante un tiempo. Es necesario un cierto ascetismo para recuperar la claridad espiritual y moral para tomar conciencia de esos vicios de los que estábamos impregnados. Volver a las fuentes leyendo escritos religiosos y meditando sobre sus enseñanzas puede ser un buen comienzo.

Related posts

Deja un comentario