You are here

¿Tenemos que tener siempre objetivos para ser felices?

La vida se ha convertido en una lista de cosas que hacer antes de morir, como hacer paracaidismo, acariciar delfines o escalar el Himalaya. ¿Debemos estar contentos con una sociedad a la que no le falta imaginación a la hora de planificar nuestras próximas vacaciones?

Hemos entrado definitivamente en la era de la sociedad del ocio, al menos para una parte de la humanidad. La gente tiene más tiempo y mejor poder adquisitivo. Esto les permite desafiarse a sí mismos para llenar un vacío que parece una grave pérdida de sentido.

Ya no tenemos grandes relatos colectivos que, aunque aplasten un poco a la gente, tienen la ventaja de conferir un poco de modestia. Hoy en día, todos necesitamos ser únicos, no soportamos ser como los demás. Quizás porque ya no nos sentimos realizados en nuestro trabajo, necesitamos encontrar una identidad diferenciadora en nuestro tiempo libre. Las redes sociales han hecho posible esta búsqueda de la singularidad al permitirnos ponernos en escena en escenarios tan impresionantes como repetitivos. Esta sed de singularidad nos ha hecho perder nuestra autenticidad. Las redes sociales nos han convertido en un ejército de clones con nuestro puro consentimiento.

Ser especial no se encuentra en la frenética carrera por aumentar nuestro ego, sino en profundizar en nuestro interior para encontrar nuestra autenticidad.

La singularidad no se cultiva acumulando pegatinas en la carrocería del coche o buscando los mejores puntos de Instingrammables para hacer las mejores fotos. La verdadera singularidad es el resultado de la búsqueda de la autenticidad. Las búsquedas narcisistas sólo conducen a descubrimientos superficiales de nuestra verdadera naturaleza.

La naturaleza te ha hecho único pero has olvidado tu naturaleza

Como somos seres sociales, nuestro deseo de agradar también está vinculado a nuestro deseo de integrarnos en grupos humanos. Incorporarse a la sociedad significa olvidarse un poco de lo que uno es para ganar seguridad y comodidad, dos de los muchos beneficios de la socialización. Llevados al extremo en esta búsqueda de reconocimiento social, podemos simplemente olvidar de qué estamos hechos y adherirnos totalmente al molde social que se nos ofrece. Sin embargo, en un momento en el que queremos presentarnos al mundo como un ser único, sólo tenemos que mirar en nuestro interior para encontrar la verdadera fuente de nuestra singularidad.

Un ejército de clones extrovertidos

Es más fácil comprar un billete para dar la vuelta al mundo que dar la vuelta a uno mismo. El verdadero cambio lleva tiempo y se manifiesta internamente mucho antes de ser visible externamente. Es más fácil hacerse una foto junto a un niño pobre durante una semana «humanitaria» en un país en vías de desarrollo para presumir de su grandeza que hacer crecer verdaderamente su compasión en la intimidad y la modestia.

La búsqueda de placeres y satisfacciones extravertidas sólo da resultados decepcionantes al final. Para iniciar el verdadero cambio que impulsa la búsqueda real de la autenticidad, debemos afrontar la prueba del tiempo.


El camino hacia el cambio real

Una búsqueda holística que lleva tiempo

Hay 5 niveles de cambio, cada uno de los cuales corresponde a un verbo y a un grado de transformación.

Tener : Cuando nos centramos en el verbo «tener» para cambiar, realmente limitamos el alcance del cambio. Imagina que quieres perder peso. La simple compra de una membresía en un gimnasio no le hará perder ningún kilo.
Pensar: El inicio de cualquier cambio comienza con ideas. Si controlas tus pensamientos, inicias el cambio para tomar el control de tu vida.
Hablar: Hablar es normalmente una acción poderosa porque tiene el poder de transformar a las personas que nos rodean. Uno puede formular palabras de aliento y consuelo con el discurso, mientras tiene la capacidad de destruir con palabras asesinas. El problema es que hoy en día las palabras se utilizan cada vez más, de manera que tienen poco valor.
Hacer: A través de la acción se puede acceder realmente a un cambio profundo. Es a través de la acción que nace una nueva persona. Es a través de la acción repetida que uno puede convertirse en quien desea ser.
Ser: Es la consecuencia de todos los verbos anteriores.


La verdadera lista de deseos

La única lista de deseos que merece la pena estaría formada por los adjetivos correspondientes al verbo «ser». Por ejemplo, puede decidir convertirse en una persona generosa, benévola, honorable, etc. A continuación, a partir de esta lista de adjetivos, definirás una serie de acciones correspondientes. Estas acciones, que están relacionadas con el verbo «hacer», las definirás con palabras de aliento, o frases que pronunciarás para imprimir en tu mente las acciones que deseas realizar, por ejemplo «actúo con integridad sin importar la situación». Por último, puedes pensar en otras ideas que quieras plasmar. Por eso el pensamiento es el principio y el fin de cualquier proyecto de transformación personal. Vas a tener que reflexionar de vez en cuando sobre la identidad que te estás construyendo para que evolucione con el tiempo y supere los niveles que has definido de antemano.

Así que sí, se puede decir que puede ser necesario tener objetivos para ser feliz. Sin embargo, la naturaleza de estos objetivos importa mucho. Si quieres vivir con el verbo «ser» (para «ser feliz»), tienes que deshacerte del verbo «tener» y hacer que los verbos «pensar», «hablar» y «hacer» sean tus servidores.

Related posts

Deja un comentario