You are here

Eres el embajador de tus identidades

 

Tienes una responsabilidad. Eres el digno representante de todos los componentes de tu identidad. Usted es el embajador de su nación, su religión, su género, su orientación política, etc. Cuando hablas o actúas, el mundo te mira, te escudriña y, en última instancia, te juzga. Aunque no debemos construir nuestra vida en torno a los ojos de los demás, es bueno ser conscientes de que no somos individuos ajenos a cualquier pertenencia. Somos responsables de la imagen que proyectamos a los demás y, a fortiori, de la imagen asociada a las distintas identidades a las que nos adscribimos.

¿Por qué se nos impone la conciencia de identidad?

Una sociedad se rige por la presión social para hacer el bien y no el mal. Se podría matizar diciendo que el bien es hacer algo que redunda en el interés de la sociedad y, por tanto, no es necesariamente bueno en sentido absoluto. Las consecuencias de hacer las cosas mal pueden afectar a los grupos a los que pertenecemos, por ejemplo a través de la mala reputación que creamos. Esencialmente, las identidades funcionan como las muñecas rusas: cada una está entrelazada con otra. Algunas identidades son más fuertes que otras. En general, cuanto mayor es el grupo, menor es la proximidad a la identidad correspondiente (por ejemplo, pertenecer a la raza humana es probablemente una identidad más débil que pertenecer a una nación).

La familia: el núcleo duro

Cuando nacimos en esta tierra, heredamos una serie de ventajas por pertenecer a un grupo. La familia fue una de las primeras. Con sus acciones, contribuye a aumentar o disminuir el capital de prestigio asociado a su apellido. Ha recibido la protección de su entorno al nacer, y a cambio debe honrar el escudo familiar comportándose de forma respetable o incluso noble o extravagante. No somos neutrales, llevamos un bagaje genético, cultural y simbólico. Descuidar esto acaba por convertirnos en irresponsables y podemos incurrir en todo tipo de comportamientos inmorales porque nos sentimos muy desvinculados del grupo al que pertenecemos.

El clan

El clan es lo que podríamos llamar la familia extensa, es decir, la unión entre la familia y los primos, tíos, amigos cercanos, suegros, etc. Mientras que en algunas sociedades no existe una diferencia real entre la familia y el clan, las sociedades «modernas» de hoy en día sí marcan la diferencia.

La tribu

El sentimiento tribal sigue vivo en nosotros, probablemente porque ha sido la punta de lanza de la supervivencia humana desde tiempos inmemoriales, mucho antes de la llegada de la sedentarización y la posterior aparición de las ciudades. La tribu nos ha protegido de la hostilidad del mundo salvaje y de otros grupos humanos. Hoy en día, la tribu sigue existiendo, pero no desempeña el mismo papel. Está ahí para satisfacer una necesidad de pertenencia más que para garantizar nuestra protección, que está garantizada por el Estado de Derecho en las naciones contemporáneas.

La nación

La nación es un concepto muy reciente. Es la agrupación de tribus cuyos lazos se han destruido para crear una estructura social basada en la eficiencia (mediante la especialización de las tareas) y la jerarquización de los individuos para concentrar el poder en manos de un pequeño grupo dirigente.

La comunidad religiosa

El cristianismo, la ummah, etc. son agrupaciones más o menos dispares que se supone que unen a los individuos a través de su afiliación religiosa. Esta identidad es relativamente frágil, como demuestran las luchas internas que siempre han existido (cismas, guerras de sucesión, etc.). Sin embargo, ha sido eficaz para cristalizar la oposición en diferentes momentos de la historia.

Humanidad

Todos pertenecemos a la raza humana, a pesar de las diferencias reales que son visibles según crezcamos o no cerca del ecuador. Estas variaciones morfológicas dentro de la raza humana son a su vez superadas por las diferencias culturales en las distintas regiones. Afirmar que somos humanos no es un marcador fuerte, simplemente porque hoy no hay especies lo suficientemente fuertes como para oponerse a nosotros. Todo el mundo animal ha sido completamente domesticado o casi eliminado. Muchos ecosistemas están muriendo y nosotros no somos ajenos a ello, así que hay poco de lo que enorgullecerse en una especie capaz de tales proezas. Si una civilización extraterrestre se pusiera en contacto con nosotros, es muy probable que resurgiera el significado de la identidad humana. Una identidad es tanto más combativa cuanto más amenazada está. Queda por ver si estas potenciales civilizaciones nos mostrarán verdadera clemencia, la misma que nos faltó con la fauna y la flora.

El individuo: el no grupo

Las sociedades progresistas modernas hacen hincapié en la importancia del individuo. Sin duda, esta idea está ahí para deconstruir los grupos a los que nos hayamos apegado y, de paso, convertirnos en seres indiferenciados dispuestos a aferrarse a la locomotora del consumo. Cuando un individuo se separa voluntariamente de su grupo, sobre todo por culpa (que consiste en no honrar a los antepasados culpables de crímenes vergonzosos), es mucho más fácil manipularlo y convertirlo en una marioneta consumista. El tribalismo es una gran herramienta de marketing. Es la misma que explica por qué es tan fácil para un europeo desarraigado escuchar música rap y querer las últimas zapatillas de su futbolista favorito, acercándose así a una cultura de la que inicialmente está muy alejado. El individualismo es una trampa porque nos hace indefensos ante la depredación de la ideología consumista encarnada por las grandes marcas globalizadas.

¿Es la identidad una carga?

La identidad sólo es una carga si enseña a odiarse a sí mismo o a odiar a los demás. A priori, una identidad cultural digna de ese nombre no debería enseñar ni lo uno ni lo otro. Una identidad puede ayudarnos a ser una mejor versión de nosotros mismos. Antes de convertirnos en lo que hemos nacido para ser, debemos aceptar el camino que tomaron nuestros predecesores, de lo contrario estamos condenados a vagar como un vagabundo o un barco a la deriva. Un hombre sin identidad es un hombre sin rostro ni dirección.

Related posts

Deja un comentario