You are here

Felicidad de Matthieu Ricard

Plaidoyer pour le bonheur

Felicidad o de aprender a ser feliz según la vía budista.

Vivimos en un mundo que parece ser mucho más cómodo de lo que ha sido nunca. Sin embargo, a pesar de ello, descubrimos que sigue habiendo tanta gente infeliz, e incluso más que antes. ¿Cómo podemos desentrañar este enigma? Matthieu Ricard nos da una respuesta y, además, nos muestra el camino budista hacia la felicidad.

¿Quién es Matthieu Ricard? Es un monje budista francés que vive en el Tíbet. Es el traductor oficial del Dalai Lama al francés.

Si podemos decir algo sobre el budismo, es que es una especie de ciencia de la felicidad. El propósito mismo del budismo es alcanzar la iluminación, que es el nivel más alto de la conciencia humana. Es un sinónimo de felicidad, ya que es un estado libre de todos los problemas y, por tanto, cercano al término griego ataraxia.

No confundas el placer con la felicidad

La comodidad de la que todos disfrutamos hace accesibles mil y una formas de placer. El placer se define como la satisfacción efímera de una necesidad o un deseo. Generalmente se deriva de una relación con el mundo exterior. La felicidad, en cambio, se define como un estado de plenitud que no está vinculado a nada externo a nosotros. Es sobre todo un estado que se basa en la relación con nuestro mundo interior.

El sufrimiento es inevitable

Al ser un ente orgánico, el ser humano está expuesto a las pruebas de la vida, que son el envejecimiento y, finalmente, la muerte. Esto puede ser incluso lo que define a lo vivo en relación con lo no vivo (el mundo mineral, por ejemplo), que hay un cambio que tiende gradualmente a la muerte. ¿Qué sentido tiene resistirse a esta marcha inevitable? Sin embargo, lo que se puede evitar es nuestra reacción y apego a lo que parece no ser permanente. Es mucho mejor basar nuestra felicidad en algo permanente (como los valores morales) que en cosas que son cambiantes y están fuera de nuestro control (la belleza, la fama, etc.)

El dolor es una construcción de nuestra mente

Como el sufrimiento es inevitable, debemos cambiar nuestra relación con él. Esto requiere, sobre todo, la adquisición de un estado de bienestar sin apego, nirāmisa sukha, en contraposición al bienestar ligado al placer de los sentidos, sāmisa sukha.

Por lo tanto, debemos volver a aprender a «recablear» nuestro cerebro para que experimente un profundo bienestar que proviene principalmente de la meditación y las prácticas espirituales que proporciona el budismo. La meditación potencia el dhyāna que es el estado de meditación y contemplación. Haber trabajado tu mente a través de la meditación te hace menos vulnerable a las fluctuaciones de la vida.

Alegría y felicidad

Una vez que el estado meditativo se incorpore a tu vida diaria, podrás experimentar la alegría, que es la emanación de la felicidad, con mucha más frecuencia. La alegría es como el calor que ofrece una vela. La llama es tu estado meditativo que se hace posible gracias a la cerilla que enciende la mecha de la vela que es tu práctica meditativa. La única búsqueda consciente que puedes tener debe dirigirse a encender la mecha, el resto es sólo una consecuencia de esta acción inicial. La verdadera alegría es profunda y descontrolada de alguna manera, ya que emana de ti.

La trampa del ego

Usted no es su trabajo, su cuerpo o su nacionalidad. Ese es su embalaje. Tú eres lo que vibra dentro de ti. Suelta todos estos velos y ve en busca de tu verdadera naturaleza. ¿Quién eres realmente? Esta es la pregunta que tendrás que responder una vez que hayas perdido tu trabajo, tu belleza (por la vejez), tu cuerpo (por la muerte), tus posesiones (también por la muerte), etc. Ve al grano. Piensa más allá de estas máscaras.

Alegato por la felicidad: cultivar las buenas emociones

Hay emociones tóxicas y beneficiosas. Las emociones tóxicas aumentan tu dolor. Las emociones beneficiosas aumentan tu plenitud y tu sensación de serenidad. Las emociones tóxicas son las consecuencias de su estado psicológico y deben considerarse como indicadores. Para combatirlos, hay que eliminarlos de raíz mediante la meditación. ¿Qué son? Son la ira, el odio, la codicia (o cualquier otra manifestación excesiva del deseo), etc. Por el contrario, la alegría, la benevolencia, la generosidad, etc. son emanaciones de un estado psíquico sano y feliz.

Un principio básico

Abogar por la felicidad nos enseña que una emoción tóxica expulsa una emoción beneficiosa y viceversa. No se puede ser odioso y compasivo al mismo tiempo. Por eso es necesario centrarse en desarrollar las emociones beneficiosas: las emociones tóxicas desaparecerán por sí solas.

La meditación es la familiarización

Según la etimología tibetana de la palabra, la meditación es en realidad una forma de familiarizarse con una visión distinta y más elevada del mundo.

La verdadera felicidad es altruista

No existe la felicidad egoísta. Sólo serás feliz si buscas la felicidad de los demás.

Ir a la esencia

Una de las claves de la felicidad es saber distinguir entre lo esencial y lo accesorio. Cuestiona siempre tus logros y certezas. Intenta llegar al fondo de la cuestión y deshacerte de todo lo que te confunde, entorpece o te hace infeliz.

Morirás pero estás vivo

Plea for Happiness nos recuerda que la base de la sabiduría budista es recordar la existencia de la muerte, lo que significa tomar decisiones como persona viva. Es a través de la negación u olvido de la muerte que uno termina llevando una existencia absurda. Tomar las decisiones correctas consiste en ponerlas en perspectiva con nuestro fatal resultado de la muerte.

Recibir ideas inspiradoras:

Related posts

Deja un comentario