You are here

¿En qué criterios debe basarse una amistad?

amitié

Tres criterios, tres duraciones

La amistad aporta alegrías sencillas a las que casi todo el mundo tiene acceso. Elegimos a nuestros amigos por diversas razones, algunas de las cuales parecen ser mejores que otras, ya que aportan una mayor estabilidad a la relación. Veamos tres criterios que pueden afectar a la duración de una amistad.

Prestigio, fama, riqueza

La fama es como la belleza, se desvanece con el tiempo. Basar una amistad en ideas tan cambiantes puede poner en peligro una amistad a medio plazo. Cuando tomamos a alguien como amigo porque es popular, en realidad no es por cualidades intrínsecas sino por elementos externos que servirán a nuestro propio interés. Se trata de una relación mercantil que es en sí misma contraria a la etimología de la palabra «amigo» en francés, que significa «amar». Philia» (amor amistoso) para los antiguos Griegos implica la aceptación de la persona por sus propias cualidades y no por lo que pueda darnos, en cuyo caso se trata de una transacción. Una amistad transaccional no es una amistad digna de ese nombre. La relación puede terminar al menor inconveniente.

Cualidades, habilidades

Cualidades como la inteligencia o la erudición en un campo pueden ser atractivas en una relación. Pueden mejorar y estimular la mente de la persona con la que compartes tu amistad. La admiración que puede resultar no es necesariamente duradera, ya que puede implicar una jerarquía en la relación. El amigo con las cualidades más preciadas puede sentir una forma de superioridad o incluso de desprecio hacia el otro. A la larga, esta postura se convierte en una fuente de sufrimiento y puede llevar a la separación. El problema de hacerse amigo de alguien cuyo talento admiras es que puedes sentirte atraído por otro tipo de cualidades y luego alejarte de ellas.

Valores, virtud

Las amistades basadas en valores o virtudes son las más duraderas, ya que se basan en algo profundo. Cuando desarrollas un afecto por un amigo porque admiras su nobleza, es menos probable que te alejes de él por los caprichos de la vida. Esto es muy diferente a encapricharse con alguien porque es inteligente o famoso. Las virtudes necesarias para una amistad duradera son muchas, pero todas emanan de un valor cardinal: el coraje (que a su vez proviene de la palabra corazón). El valor engendra benevolencia, honestidad, sacrificio, sentido de la justicia, compasión, paciencia y lealtad. Por lo tanto, para crear esa posible amistad duradera, hay que cultivar estas virtudes, que pueden reflejarse en las relaciones que se prevén más adelante

Related posts

Deja un comentario