You are here

Si puedes, elige una sociedad que te ponga en la cima de su escala social

société

Una sociedad no es neutra; es el resultado de tradiciones, creencias, acontecimientos particulares y las elecciones de quienes la han dominado.

Puede que te hayas dado cuenta de que algunos países hacen hincapié en un valor por encima de otro. Veamos cuatro valores que dan forma a cuatro sociedades muy diferentes: el maná, el filótemo, la cultura y el dinero.

Mana: el primer principio de las sociedades polinesias

El maná corresponde al prestigio, la fuerza espiritual o mágica, el vigor, la valentía. Es un conjunto de cosas que no pueden ser traducidas a otros idiomas sin que el significado esté algo corrompido. Ha sido la levadura de las sociedades del Pacífico durante milenios. Estas sociedades a menudo fueron a la guerra. Había muchas maneras de aumentar el maná: la guerra, el sacrificio humano y el sexo. Esto explica por qué la sexualidad no es tan tabú en la Polinesia como en otras regiones, a pesar de la cristianización.
En la cima de la pirámide social estaban los sacerdotes, luego vinieron los guerreros y el resto de la población según su vinculación -a través de su profesión- con la posible adquisición de mana. Esta estructura es muy similar a la que prevalecía en Europa antes de la llamada era moderna. La diferencia fundamental es que existe una especie de ascensor social para aquellos que son capaces de demostrar su valentía, por ejemplo, derribando a un guerrero. Dicho esto, la esclavitud se practicaba allí y es raro que un esclavo pueda reclamar el rango de guerrero, ya que muy a menudo son antiguos guerreros enemigos hechos prisioneros, por lo que han sido privados de su mana y están deshumanizados.

El filotemo

Filotemo es un término que no tiene equivalente en otros idiomas. Significa literalmente «el amor al honor», pero es una traducción inexacta porque la palabra «honor» tiene diferentes significados en diferentes idiomas y países. Filotemo es el amor desinteresado, es el amor más elevado según la concepción griega. Alguien que tiene filotemo significa que está dispuesto, por ejemplo, a sacrificarse por su comunidad, sin esperar nada a cambio. Corresponde a la bondad amorosa, es una especie de amor cristiano mezclado con el amor extravagante de los guerreros griegos de antaño. Hay entusiasmo en el filotemo. A menudo se critica a Grecia por no cumplir con los requisitos presupuestarios europeos. Esto se debe en parte al hecho de que su sociedad todavía coloca al filotemo por encima de todo, al menos inconcientemente.

La cultura

La erudición o la cultura siempre ha sido una prerrogativa de los grupos humanos ociosos, por no decir dominantes. Para poder leer, escribir o aprender, hay que liberarse de limitaciones laboriosas como el trabajo de la tierra. Esto explica que, en Francia, por ejemplo, la posesión de conocimientos literarios siga siendo el signo -injusto- de pertenencia a las altas esferas de la sociedad. La cultura era el filtro social más refinado e inmediato: hablando con alguien durante unos instantes se puede validar o no su conocimiento de las referencias propias de la clase dominante. La cultura sigue siendo un fuerte marcador de élite en Francia hoy en día, no se pueden borrar 1500 años de un sistema trifuncional. Dicho esto, la cultura como marcador aristocrático apareció hace muy poco tiempo si nos fijamos en la historia de Francia. Aparece en el momento en que se produce el paso masivo de una nobleza de la espada (guerrera) a una nobleza del vestido (y del salón). Cuando los nobles dejaron de estar destinados principalmente a funciones militares, tuvieron que convertirse en personal administrativo en el que el rey les quitaba cada vez más poder local. La centralización del poder en Francia tuvo como efecto la transformación de los nobles en cortesanos en parte, y la espada se convirtió en la pluma.

El dinero

Algunas sociedades sitúan el dinero en el centro de su lógica. El ejemplo de este fenómeno es Estados Unidos, donde el dinero es el rey. ¿Cómo se explica este fenómeno? El dinero es el «gran igualador». En una sociedad cosmopolita cuyos miembros tienen valores originales diferentes, es necesario encontrar un valor fundamental con el que todas las personas puedan identificarse fácilmente. En las sociedades homogéneas, hay una mayor comprensión de los conceptos que pueden parecer opacos o sutiles y no pueden cuantificarse (por ejemplo: el filotemo, el maná o las referencias culturales). – Una sociedad es como un juego, es más fácil enseñar las reglas a los desconocidos mediante un sistema de puntos. Así, en una sociedad heterogénea, es necesario crear una posibilidad de cuantificación para saber fácilmente dónde uno está y cómo se puede progresar. El dinero es el elemento contable por excelencia.

Si se añaden los valores laborales de los primeros colonos protestantes, se obtiene una sociedad basada en un sistema de trabajo, intercambio y dinero, conocido comúnmente como capitalismo. Sin embargo, no debemos olvidar que el capitalismo permite el nepotismo debido a los monopolios u oligopolios que crea. Así que puede reclamar la igualdad de superficie basada en el trabajo en un sistema que ha privilegiado a cierta parte de la población durante siglos. El resultado es un país que vive en cierto modo del mito de que todo es posible, aunque ciertos grupos hayan conservado su poder económico y político gracias al nepotismo (comunal o racial) que ha hecho posible su propiedad inicial del capital (financiero y simbólico). En este sentido, ser blanco en Estados Unidos sigue siendo, por desgracia, un signo externo de estatus. Así, en Estados Unidos hay dos sistemas de valores, uno basado en el dinero (oficial) y otro en la raza (no oficial). Quizás el segundo desaparezca con el tiempo, el tiempo lo dirá.

Por supuesto, todas estas consideraciones no deben hacernos olvidar que el gran igualador -el «dinero»- está en marcha, impulsado por la globalización. No es de extrañar la capitalización del mundo y la desaparición de los valores tradicionales.

Related posts