You are here

El espíritu empresarial es la jardinería

jardiner

¿Por qué la jardinería te enseña la mentalidad adecuada para emprender?

La jardinería no es sólo plantar verduras y esperar a que crezcan. Por el contrario, es un trabajo que implica varias tareas, cada una de las cuales tiene su propia importancia.

Elección del lugar de plantación: estudio de mercado

Para que una planta florezca, debe tener luz solar, un suelo favorable y una exposición adecuada al viento (algunos árboles no deben plantarse en un corredor de viento, por ejemplo). Antes de decidirse a plantar, es importante elegir un lugar que reúna las condiciones necesarias. Lo mismo ocurre con el emprendimiento, antes de empezar, hay que estudiar con detalle las cualidades propias y elegir el mercado que les sería más favorable para prosperar al ofrecer una ventaja comparativa.

Prepare el terreno: asegúrese de tener un producto o servicio lo suficientemente bueno

Antes de plantar los árboles frutales o las semillas, es necesario disponer de un suelo enriquecido y trabajado lo más favorable posible. Sin esto, puedes tener las mejores semillas del mundo, pero no crecerán. Esto significa que, aunque tenga una gran idea, si su producto no satisface una necesidad lo suficientemente bien, no tendrá éxito.

Riego y deshierbe

A continuación, para que el árbol o la hortaliza crezcan, debes regarlos regularmente y eliminar las malas hierbas. Esto significa trabajar con regularidad y saber eliminar las actividades que no corresponden a su negocio principal o que le distraen de lo esencial. También puede significar la ruptura de asociaciones insatisfactorias con colaboradores o clientes.

Confía en el proceso

No se puede «cultivar» la planta. Hay una parte que se te escapa. Puedes controlar todo lo que favorece su florecimiento. Lo mismo ocurre con tu negocio: puedes controlar todo lo que contribuye a su éxito, pero no puedes estar seguro. Hay que tener confianza en el proceso. Si has hecho bien los pasos anteriores, básicamente te has dado la mejor oportunidad.

Perseverar y luego pivotar si es necesario

Si, a pesar de todos sus esfuerzos, la planta ha muerto, tendrá que volver a plantar otra planta ligeramente diferente para que no corra la misma suerte. Lo mismo ocurre con una idea que no ha encontrado su mercado, tendrá que probar varias veces antes de que una se abra paso.

Related posts

Deja un comentario