You are here

Surfear las buenas olas de la vida

surf

Nuestra intuición es a veces nuestro activo más valioso a la hora de tomar una decisión. El aparente caos, o al menos la agitación a la que asistimos, deja poco espacio para la claridad. Esta confusión paraliza nuestra capacidad de decisión, haciéndonos algo pasivos, bueno, no del todo. De hecho, no tomar una decisión es una decisión en sí misma. El problema es que la interminable repetición de esta evasión de la toma de decisiones nos obliga a adherirnos al statu quo por defecto. ¿Cómo sabemos entonces que hemos tomado las decisiones correctas si estamos evitando constantemente tomar una decisión?
Podemos reconectar con nuestra sabiduría interior, que puede guiarnos en los momentos de crisis. La intuición, como se le llama, es como la tabla de un surfista que se dobla cuando las olas la sobrepasan. Sabe cuándo tenemos que impulsarnos para montar la ola y cuándo no. La vida es una sucesión de olas que nos arrastran, pero debemos identificarlas como tales y reconocer cuándo soltar las que no nos llevarán a ninguna parte. No puedes montar todas las olas del océano. A veces la mejor sabiduría es la paciencia, la espera de una ola mejor. Sin embargo, hay que saber ir a por ello, aceptar que los errores pueden formar parte del plan. ¿Cómo puedes saber cómo surfear si no cometes el error de «coger una ola» aunque tu impulso o tu posicionamiento no hayan sido perfectos? Tenemos que salir de la búsqueda de la decisión absolutamente correcta. Básicamente, no debemos hacer la elección, debemos hacer que nuestra elección sea buena.
Tanto si eres un principiante como un surfista experimentado, el surf requiere que asumas el riesgo de fracasar. A veces nuestra intuición nos juega una mala pasada. Las malas decisiones que podemos tomar nunca son del todo malas: nos enseñan lecciones que nos ayudarán a surfear mejor la siguiente ola de la vida. Por supuesto, podemos aprender de los demás, podemos seguir siendo espectadores. Sin embargo, no podemos surfear contemplando a los demás mientras dejamos pasar las olas. Nuestra vida no se vive de forma vicaria, debe plasmarse en nuestras buenas decisiones tanto como en nuestros errores.

Hábito clave

Para poder surfear bien, hay que tener buenos hábitos de posicionamiento. Este hábito condiciona todos los demás. Lo mismo ocurre en la vida: un hábito actúa como un efecto dominó sobre los demás. Para maximizar sus posibilidades de éxito, debe identificar el hábito que juega un papel similar al de posicionarse bien en relación con las olas. Para usted, esto podría ser levantarse temprano, salir a correr, etc. Es muy importante porque actúa como una piedra angular: apoya y genera muchos de tus hábitos diarios. Es usted quien debe definirlo. Es un hábito que te garantizará un nivel mínimo de resultados en el día a día, creará una dinámica que te llevará a lo largo del día.

No te dejes llevar por la impaciencia

Cuando surfeas, sobre todo si hay gente a tu alrededor, tiendes a impacientarte para demostrar a los demás que sabes surfear bien (¡esto ya es la marca de un mal surfista!). No quieres ser un mero espectador de estas olas que pasan. Esta presión social que existe en el agua se multiplica en la vida real. Nos lleva a querer mostrar al mundo nuestra valía y a tomar atajos. Esta impaciencia nos impide tener el suficiente discernimiento para montar la mejor ola de una serie. En la vida real, es como elegir un trabajo para demostrar a la gente lo útiles que somos cuando podríamos haber sido más pacientes y haber estudiado más tiempo para conseguir un trabajo más cualificado. También puede ser ponerse en relación para hacer lo que otros hacen. Esta prisa que nos invade obstruye nuestra visión y nos impide tener el control: sufrimos nuestro entorno en lugar de utilizarlo como una buena ola.

Wu wei: no fuerces nada

Para paliar este problema, es aconsejable adoptar el espíritu «wu wei», que consiste en no forzar las cosas y dejar que vengan por sí solas como la fruta madura cae del árbol. No se trata de ser pasivos, sino de ser serenos e intuitivos en nuestro enfoque de las cosas que se nos presentan. Este desprendimiento hace posible que las flores del cambio florezcan sin actuar de forma desesperada. Estar en «wu wei» es actuar como un jardinero con sus plantas, sabe que las hojas crecerán y que es inútil intentar tirar de las raíces para acelerar el proceso.

Tú no eres tu trabajo

Hay una clara diferencia entre el surfista y su ola. Pasa mucho tiempo en una sesión de entrenamiento, por lo que nunca pensará que es esa ola. Lo mismo ocurre con un trabajo: puede ayudarnos a avanzar, pero no define quiénes somos. Pero es común obsesionarse tanto con nuestro trabajo que perdemos lo esencial, es decir, nuestra naturaleza humana, que no es fundamentalmente productivista. Identificarse demasiado con el trabajo puede corroer gradualmente nuestro espacio personal de tal manera que ya no tenemos límites claramente definidos y no podemos proteger nuestra vida privada. Para recuperar el control y corregirlo, tenemos que distanciarnos de él como un surfista deja pasar las olas y reacciona ante ellas. En concreto, esto significa dejar de lado su trabajo, es decir, hacer una verdadera pausa para recuperar un discernimiento sano.

Related posts

Deja un comentario