You are here

Adelanta al maestro

maestro

Para progresar rápidamente en un campo, es aconsejable seguir los pasos de los maestros que han destacado en ese mismo campo, ya sea porque han obtenido resultados increíbles o porque han conseguido teorizar y sistematizar los pasos que les han llevado a un determinado grado de excelencia.


El complejo del seguidor

Uno de los principales problemas de este enfoque es que se puede desarrollar un «complejo de seguidor», es decir, por un lado se idealiza el ejemplo que se sigue, mientras que por otro se cree incapaz de superarlo.
El complejo de seguidor es problemático en el sentido de que pone automáticamente un límite al progreso que uno podría hacer (correspondiente al nivel alcanzado por el llamado maestro).

Combatir el complejo de seguidor


Para combatir esta idealización, hay que humanizar el modelo. Hay que deconstruir todos los mitos que se han desarrollado sobre él o ella al tratar de «entrar en su mente». Es necesario que te des cuenta de que lo que te separa de esa persona no es ni más ni menos que el trabajo, la dedicación y la obstinación, tres cosas que tú mismo puedes desarrollar en tu interior.
También hay que cambiar el idioma. No utilices términos como «genio», «regalo del cielo», etc., ya que esto contribuirá a una mentalidad fija (o «fixed minset») que te impedirá creer en tus posibilidades de progreso.


Para deconstruir el maestro, tener varios maestros


Para evitar este fenómeno de los «gurús», hay que tener varios ejemplos a los que recurrir. Al tener una multiplicidad de modelos de conducta, te darás cuenta, o al menos lo sabrás inconscientemente, de que el éxito es posible porque muchas personas han logrado sobresalir.
Entonces hay que tomar lo bueno de cada uno de estos modelos de conducta e inventar su propia receta.
Finalmente, superar al maestro
Entonces tienes que saber cuál es el elemento que te diferenciará de los maestros: tu ingrediente secreto, tu propia salsa. Si imitas constantemente a los que te han precedido, sólo podrás permanecer a su sombra, por lo que es más que necesario pensar en uno o varios ingredientes que te diferencien y te permitan superarlos.
Para ello, hay que recurrir a lo que uno es y ser creativo, especialmente a través del flujo de ideas. El flujo de ideas consiste en inspirarse en un campo completamente distinto para crear nuevos modelos en el propio. Por ejemplo, utilizando un enfoque minimalista de la tradición zen japonesa para crear un teléfono (véase iphone).
Cuando aprovechas lo que eres, nadie puede superarte, tienes una ventaja sobre los demás. Este trabajo es quizás el más profundo porque implica un buen conocimiento de uno mismo, un desnudamiento que puede ser incómodo, pero es el que han seguido todos los grandes de este mundo antes que tú.

La humildad: un aliado en tus logros

Como el camino hacia la maestría es largo, es importante evitar perderse en consideraciones narcisistas que en realidad le impiden dar lo mejor de sí mismo. Ese reflejo en el espejo que estás mirando te distrae de tu trabajo y presenta interrupciones, distracciones que pueden tener un efecto nocivo en tus resultados. Esto explica por qué tienes que hacer de la humildad tu aliada. La humildad te permite concentrar tus esfuerzos en el trabajo, es decir, «perderte» en la práctica deliberada.

Sprezzatura

Una de las señales de que te estás acercando a la maestría es la sprezzatura que puedes desprender. La «Sprezzatura» se refiere a la impresión de que se está haciendo algo con calma y facilidad o incluso con despreocupación. Lo contrario sería dar la impresión de que te esfuerzas mucho por conseguir un resultado. La Sprezzatura es a menudo lo que caracteriza a los grandes deportistas (por ejemplo, Zidane), a los artistas o a los artesanos que realizan con gracia tareas que nos parecen duras y difíciles. La Sprezzatura es un buen indicador, pero no debemos buscarla voluntariamente (de lo contrario sólo será fingida), cuando llegue el momento (después de una cantidad considerable de trabajo y un cierto talento) surgirá de nosotros mismos.

La importancia de lo prohibido

Para destacar, hay que hacer algunas cosas y abstenerse de hacer otras. La maestría es más que nada un proceso de eliminación. Por ello, la prohibición desempeña un papel importante en este caso. Nos mantiene centrados y nos impide considerar ciertas opciones. La prohibición destruye la zona gris que puede existir en nuestra mente cuando no hemos definido reglas claras. La prohibición permite simplificar tanto la toma de decisiones como la actuación. Por lo tanto, es más que esencial definir un conjunto de reglas claras a seguir que puedan actualizarse de vez en cuando. Su código ético será su hoja de ruta para expresar su excelencia.

Trabajar en fracciones

El trabajo eficaz debe equilibrarse con una reflexión eficaz para corregir lo que está mal y valorar lo que funciona. Por eso es importante llevar dos sombreros: el del arquitecto (el estratega) y el del albañil (el ejecutor) para trabajar en modo partido. Usted mismo puede definir el ritmo de estas divisiones según las prácticas de su comercio y la estrategia que haya empleado. Se puede adoptar un enfoque 80/20, es decir, un 80% de albañil y un 20% de arquitecto, e ir ajustando sobre la marcha hasta encontrar la proporción ideal. Si te centras demasiado en uno no avanzarás (demasiado arquitecto) o verás un desfase entre tus esfuerzos y tus resultados (demasiado albañil).
Nota: el enfoque estratégico no es un enfoque narcisista, lo que está viendo son sus esfuerzos y las estrategias que puede emplear

Related posts

Deja un comentario