You are here

Sólo lea libros que vaya a leer al menos dos veces

lire


Una lección de esencialismo

El tiempo es limitado, y el tiempo para aprender puede ser una parte importante de nuestra vida diaria. Un principio que puede servir para ahorrar tiempo es no detenerse en cosas que sólo valen la pena leer una vez. A menos que nuestro negocio esté relacionado con la información que sufre una rápida obsolescencia (por ejemplo, las noticias, etc.), no hay necesidad de consumir ideas a las que no vale la pena volver.

El éxito consiste en aplicar los principios básicos e intentar plasmarlos en nuestras acciones diarias. El fallo que suele cometer la gente es que trata de encontrar el truco para adelantarse a sus competidores sin hacer el trabajo de adquirir los principios básicos. Esta mentalidad de buscar atajos nos lleva a descuidar nuestros fundamentos (véase el artículo sobre la revisión de los fundamentos) y, en última instancia, a dar vueltas en busca de la mejor idea sin llegar a profundizar en ella.

Un libro es la expresión de un pensamiento, pero no todos los pensamientos han sufrido la misma decantación (véanse los 4 niveles de discusión). Los pensamientos de entretenimiento no deberían constituir una parte importante de nuestra lectura, lo ideal sería reducirlos al mínimo, o al menos tener una mirada crítica sobre lo que consumimos distinguiendo entre los contenidos valiosos y los que no lo son.

La dificultad de identificar los contenidos que merecen ser leídos varias veces

En la pirámide de niveles de discusión, el nivel que realmente merece ser releído es el de los conceptos. El resto se puede descuidar.

Este esfuerzo de esencialismo ahorra tiempo y energía y nos permite centrarnos en lo que realmente nos aportará un valor duradero.

Por supuesto, esto no quiere decir que sólo debamos leer libros teóricos. Se trata más bien de leer libros que tengan un contenido conceptual de fondo, aunque sea en forma de cuentos, narraciones o descripciones. Así que cuando lees una biografía, llegas a los tres primeros niveles de la discusión y a menudo llegas a la carne de la misma, a los conceptos. Por supuesto, a veces las biografías son incoherentes y se pierde el tiempo leyéndolas.

Saber si un libro tiene algo que enseñarte más allá de las apariencias puede ser bastante rápido. En primer lugar, ¿te engancha la historia? Aunque el libro no sea muy profundo, es probable que tenga algunas líneas argumentales de las que puedas aprender. Si no es cautivador, ¿ha tenido que detenerse varias veces durante su lectura para meditar durante unos segundos o incluso minutos sobre las ideas que ha descubierto? Si en las primeras 30 páginas del libro no ha levantado la vista ni una sola vez para reflexionar sobre lo que ha leído, es probable que no merezca la pena leer el libro dos veces. Por supuesto, me dirán que hay excepciones, en cuyo caso pueden aumentar el calibre de la tolerancia a su antojo. Sin embargo, esta regla es bastante fiable, si no has reflexionado sobre una idea en las primeras 30 páginas, lo más probable es que no merezca la pena volver a leer el libro.

Aplicando este principio, reducirás el número de libros que necesitas leer en un 90% y esto liberará otro tanto de tiempo en tu vida diaria.

Así que, por supuesto, no puedes permitirte comprar todos los libros que te gustan sólo para darte cuenta, después de leer las primeras treinta páginas, de que no vale la pena leerlos. Pero no debemos cometer el error de los costes hundidos*, que nos obliga a seguir leyendo algo que no nos servirá de nada y que sólo nos hace perder el tiempo. [Según Wikipedia: En economía del comportamiento y análisis de decisiones, los costes hundidos son los que ya se han pagado definitivamente; no son reembolsables ni recuperables por ningún otro medio]. Nuestro juicio no debería verse afectado por las malas decisiones de inversión; desgraciadamente, este es un sesgo muy extendido.
Para paliar el problema de tener que comprar el libro antes de darse cuenta de su inutilidad, existen varias soluciones:

  • leer uno o más resúmenes del libro antes de comprarlo
    pide consejo a personas de confianza cuyo gusto por los libros te guste
  • leer el libro de antemano en Internet (a menudo es posible tener un extracto del libro antes de comprarlo) o en una librería
  • contratar una suscripción de libros digitales que le permita leer un número ilimitado de libros (la mayoría de las veces, la elección es limitada)
    etc.

También puede establecer un sistema que combine varios de estos criterios. Por ejemplo, puedes pedir a tus amigos de mayor confianza (o a las personas que sigues en las redes sociales) una lista de sus libros favoritos, habiendo leído antes los resúmenes. Puede decidir leer prioritariamente los libros que son comunes entre los propuestos, aplicando una forma de escepticismo en las primeras 30 o 50 páginas. Esto reducirá en gran medida la cantidad de tiempo que pasa leyendo libros que no le servirán de nada.

Dicho esto, tengo tres argumentos contra la idea general de este artículo:

  • No tiene sentido ahorrar tiempo de lectura si lo vas a dedicar a ver películas o cualquier otra actividad improductiva
  • A veces un libro no revela sus secretos porque simplemente no somos lo suficientemente maduros para descubrirlos, en cuyo caso el problema no es del libro sino de nosotros mismos.
  • Muy a menudo el valor de un libro radica en una sola idea que descubriremos a mitad o al final (o incluso después de leer y meditar el libro), en cuyo caso la regla de las 30 páginas es perjudicial.

close

✨Recevez gratuitement la fiche audio et la fiche d'activités de "Trouvez vos forces maintenant" de Tom Rath 📈

Je hais les spams et protège vos données personnelles

Related posts

Deja un comentario