You are here

Nudge y la sociedad

nudge

La teoría del empujón (o teoría del paternalismo liberal), según la Wikipedia, es un concepto de la ciencia del comportamiento, la teoría política y la economía derivado de las prácticas del diseño industrial, que sostiene que las sugerencias indirectas pueden, sin coacción, influir en las motivaciones, los incentivos y la toma de decisiones de grupos e individuos con una eficacia al menos igual, si no mayor, que la instrucción directa, la legislación o la aplicación de la ley.

Nudge actúa a nivel de comportamiento para hacernos tomar las «decisiones correctas» cambiando nuestro entorno. En su sentido literal, este enfoque sólo se manifiesta en formas cosméticas que parecen indoloras. Por ejemplo, intentamos modificar la toma de decisiones de los transeúntes en un aeropuerto pintando las escaleras de forma diferente, o colocamos una mosca en medio de un urinario para que los usuarios apunten en la dirección correcta…

Esta manifestación parece bastante superficial, pero podría decirse que el espíritu de la época está muy influenciado por este concepto. Si observaras tus acciones más triviales desde la mañana hasta la noche, te darías cuenta de que no son totalmente aleatorias. De hecho, estas acciones cotidianas están, para algunos, inteligentemente orquestadas por empresas que hacen del nudge un aliado de elección en su estrategia de ventas.
El principal lugar donde se manifiesta este espíritu de empuje es en la web. Cuando navegamos por la red, nos animamos a hacer clic aquí y allá, y la mayoría de las veces, tomamos estas decisiones de forma inconsciente. El uso de colores, la insistencia en hacer la misma pregunta, la promesa de una posible ganancia o descuento son ejemplos de empujones virtuales. En la vida cotidiana, el nudge puede estar presente tanto en nuestro camino a la oficina como en la esquina de la calle cuando vamos a comprar. También puede ser el resultado de una iniciativa gubernamental, municipal o privada.

Las palancas con las que juega el nudge son múltiples, la mayoría de las veces son psicológicas, he aquí algunos ejemplos:
aversión a las pérdidas
la atracción de la ganancia
conformismo
la búsqueda del juego
etc.

Los cambios suelen ser mínimos. Sin embargo, puestos a ello, es toda una parte de nuestra existencia la que se ve modificada por el simple hecho de que estos cambios crean automatismos de comportamiento que consiguen cablear nuestro cerebro de forma diferente.
El espíritu del nudge permite una transformación silenciosa que no redunda necesariamente en nuestro interés, sino en el de las empresas y gobiernos que están detrás de estos procesos.

Related posts

Deja un comentario