You are here

¿Las máquinas harán que las naciones desaparezcan?

robot


La robotización y automatización de las economías del mundo está creando tensiones entre los países, ya que cada nación decide su propia política en esta área. Estas opciones inducen un mejor rendimiento y desigualdades en términos de prosperidad para las poblaciones que pueden ser los «grandes ganadores» de la globalización o los «perdedores». Estas rivalidades aparentemente frontales bajo el telón de fondo de la guerra geopolítica pueden de hecho resultar ser una relación entre personas debido a la creación de una nueva oposición entre humanos y máquinas. Así como en el siglo XIX las teorías marxistas habían creado una atracción por la solidaridad de los pueblos debido a la aparición del díptico proletario y burgués, también podemos ver el surgimiento de una nueva realidad mitificada, la de una oposición entre los hombres y sus máquinas. Existe un control nacional de las tecnologías, algunos sectores de los cuales están nacionalizados debido a los intereses de la soberanía (transporte, energía, armamento, etc.). Sin embargo, hemos sido testigos durante varias décadas del surgimiento de gigantes, el famoso GAFAM y otros BATX chinos (acrónimo de Baidu, Alibaba, Tencent y Xiaomi), que tienen visiones y deseos supranacionales no reconocidos. Extienden su poder sobre los cinco continentes cuestionando a veces seriamente la soberanía local (en algunos países africanos, por ejemplo) o despojando a los Estados de su poder regio (un deseo de creación monetaria iniciado por Facebook y otros gigantes de la tecnología).

¿Deberíamos sentirnos amenazados? ¿Podemos resistir lo que parece ser la inexorable marcha de la historia?

La cuestión es difícil porque es compleja y depende sobre todo de las intenciones profundas de estos gigantes – aunque en algunos aspectos evidentes – y de la forma en que los Estados reaccionarán.
Hay muchos elementos en estas empresas que las convierten en protoestados. En primer lugar, monopolizan el recurso de nuestra era tecnológica, los datos, que han sido la principal razón de su meteórico ascenso a la fama. Poseen un territorio: la telaraña – que constituye el territorio del siglo XXI – de la que comparten las porciones (cf. compra masiva de centros de datos de cada uno de los gigantes). Tienen una fuerte identidad, valores con los que uno se puede identificar, una élite técnica que los lidera. Hay que entender que los intereses de poder futuros serán diferentes de los anteriores, estamos cambiando de paradigma como lo hicimos antes. En la escala de la humanidad, hubo varias fases de poder para la constitución de los grupos humanos dominantes, protoestado y estado:
el número de individuos (por ejemplo, la era paleolítica, la victoria de los sapiens sobre los neandertales)
el control de un territorio y los recursos que contiene (por ejemplo, las épocas imperialistas)
el dominio de la tecnología y la capacidad de producción (por ejemplo, la Alemania de Bismarck, la China actual, etc.).
el dominio de los datos (ex: la era actual con sus gigantes de la tecnología)

Por supuesto, estos cambios de paradigma no hacen que los elementos de los poderes anteriores sean obsoletos. Por ejemplo, la victoria de los Aliados sobre la Alemania tecnológicamente avanzada en la era industrial fue posible gracias al control de los recursos y a la posesión de un conjunto de combatientes que conforman los imperios coloniales que ahora han desaparecido.
Aun así, los nuevos paradigmas crearán una nueva era de supranacionalismo dividida entre una élite tecnófila y un proletariado que es un caldo de cultivo para los datos; en otras palabras, una humanidad casi biónica al mando de la tecnología y, por otra parte, una humanidad que no puede emanciparse de la camisa de fuerza que ayudó a crear. No es imposible ver un nuevo dualismo en torno a la antigua dialéctica opresor/oprimido. Este maniqueísmo ya está dando lugar a un discurso populista que no sabemos a dónde nos llevará…

Related posts