You are here

6 ideas clave que hay que recordar de las Meditaciones de Marco Aurelio

Marco Aurelio, descrito como un emperador filósofo, era el hombre más poderoso del mundo en el año 161 d.C., cuando el imperio romano que dirigía estaba en su apogeo. Aunque dotado decididamente de un inmenso poder, sus cuestionamientos y reflexiones hicieron de él una persona profundamente sensible a la condición humana. Habiéndose acercado al estoicismo griego a través de sus lecturas y preceptores, recogió la antorcha de esta corriente filosófica a la que contribuyó sustancialmente publicando una colección de reflexiones agrupadas en una obra titulada Meditaciones. Veamos las ideas clave que hay que retener de su obra.

1- El mal sólo nos afecta si corrompe nuestros valores

El mal es una experiencia universal; se cruza en nuestro camino a diario y en distintos grados. El mal puede verse de diferentes formas, desde microagresiones, pasando por un verdadero deseo de hacernos daño, hasta una simple negligencia contra nuestra persona. El mal es una realidad que no se puede negar, pero sólo se apodera de nosotros cuando penetra en nuestro corazón. Mientras el mal sea externo, podemos resistirlo. Para vivir en armonía en un mundo perverso, debemos ser capaces de permanecer impermeables a él. Aunque suframos la injusticia, nuestra respuesta no debe ser en sí misma una deshonestidad o una corrupción.

2- Controlar al adolescente que llevamos dentro

Todos tenemos un adolescente dentro de nosotros que se adormece, que quiere dar rienda suelta a sus deseos, que se deja llevar por la pereza. Controlar al adolescente tiene que ver con la disciplina y la búsqueda de un ideal más elevado que la satisfacción de nuestras necesidades más básicas. Imagina que eres un barco y que cada una de las entidades que lo componen está representada por miembros de la tripulación. Los marineros que trabajan en las bodegas del barco ayudan a impulsarlo, pero son ciegos, necesitan ser guiados por el capitán que está a los mandos. Como te habrás dado cuenta, los marineros representan tus pasiones, mientras que el capitán representa tu espíritu y tu nobleza. Si los marineros -las pasiones- son necesarios para avanzar, necesitan ser guiados por un capitán clarividente -el espíritu- que les muestre la dirección correcta a seguir. El adolescente, en cambio, tenderá a descuidar su espíritu y a dejarse guiar por sus pasiones, aunque éstas sean tan ciegas como los marineros que trabajan en la oscuridad de la bodega del barco.

3- Tener presente la existencia de la muerte para que las preocupaciones cotidianas pierdan su importancia

Ante la muerte, todo se desvanece. Si tiendes a preocuparte por cosas, triviales o no, recuerda la inevitable marcha del tiempo que te lleva a una muerte segura. Si te esfuerzas en sopesar tus preocupaciones con la realidad de la muerte, te irás desprendiendo de tus mayores angustias, ya sea la mirada de los demás que pesa sobre ti o la frustración de no haber conseguido tus objetivos, por ejemplo.

4- Interpreta las cosas que te suceden de forma positiva

Hay muchas formas de afrontar los percances. Puedes decidir salir amargado o, por el contrario, salir fortalecido. Cualquier cosa buena o mala que te ocurra puede convertirse en un material increíble siempre que tengas el ojo, el corazón y la mente para convertirlo en oro. Si eres lo suficientemente sabio, siempre puedes encontrar una nueva forma de enfocar una situación aparentemente negativa con una mirada agradecida y aprender a ser mejor.

5- Los problemas se crean en la mente

A menudo es nuestra mente la que amplifica las cosas hasta que se nos van de las manos. Tomarse un tiempo para reconsiderar las cosas y «repetir la película» en nuestra mente puede ayudarnos a ver las cosas como son y no a amplificar un fenómeno más allá de lo razonable. La libertad reside en el control de nuestra mente.

6- Tu mente racional es tu mayor activo

Las emociones suelen distorsionar la realidad. Como se ha visto antes, la razón es la capitana de su ser. Si dejas que tus gustos y disgustos te dirijan demasiado, corres el riesgo de llegar a un destino que no habrías considerado en un principio.

Otras cosas que hay que recordar:

Marco Aurelio está agradecido a todas las personas que contribuyeron a formar su carácter. Debe lo que ha llegado a ser a muchas de las personas que le rodean, ya sea su abuelo, sus padres, sus tutores o su mujer. Agradece a su abuelo que le haya enseñado a ser franco, modesto y ecuánime. Su padre le enseñó la humildad, la calma y la frugalidad. Su madre le enseñó la generosidad y la vida no materialista. Sus maestros le enseñaron el valor del trabajo duro, la autodisciplina, la ecuanimidad, la racionalidad, el humor y la tolerancia. De sus maestros también aprendió a amar la filosofía práctica, en lugar de la metafísica, la lógica y la vanidad de los sofistas.
Marco Aurelio nos insta a pensar y hablar de tal manera que no nos avergoncemos si alguien es testigo de lo que decimos o pensamos. No hay nada más precioso que una mente que persigue la verdad, la justicia, la templanza, la fortaleza, la racionalidad, etc. Por lo tanto, sé resuelto en la búsqueda del bien.
Uno puede encontrar refugio en su mente en cualquier momento si está sereno. Es inútil intentar demostrar a los demás que lo que uno hace es virtuoso. Un acto virtuoso es virtuoso en sí mismo si no es reconocido por los demás. Es mejor controlarse en hacer el bien y no prestar atención a lo que piensa la gente.
La virtud es su propia recompensa. Uno no debe buscar ser recompensado por las buenas acciones que ha hecho.
La opinión de uno mismo es mucho más importante que la de los demás. Estar en sintonía con uno mismo es mucho más valioso que complacer a los demás, es la condición necesaria para la felicidad.

close

✨Recevez gratuitement la fiche audio et la fiche d'activités de "Trouvez vos forces maintenant" de Tom Rath 📈

Je hais les spams et protège vos données personnelles

Related posts

Deja un comentario