You are here

La zona de incomodidad es un campo de batalla…

trench

La Zona de Comodidad es un concepto popularizado por libros y entrenadores de desarrollo personal, a veces se explica torpemente omitiendo 3 ideas importantes para poner en práctica esta enseñanza. Veamos qué son.

1. La zona de confort siempre está en movimiento, se reduce si sólo vivimos cómodamente.

La zona de confort es un espacio que se expande o contrae constantemente. Esto significa que cuando nos planteamos retos, crece. Cuando vivimos una vida plana, se reduce al mínimo y terminamos convirtiéndonos en harapos. Por lo tanto, siempre es necesario «visitar» esta zona de incomodidad, de lo contrario se hará más grande y habrá que trabajar más para recuperar el terreno perdido.

2. Saber dónde está el límite entre la zona de confort y la zona de incomodidad y llevar a cabo asaltos proporcionales

Como has entendido, la vida cotidiana es una especie de guerra de trincheras de dos zonas. Somos tanto soldados (voluntad y acción) como generales (estrategia), que nos lanzamos cada mañana para ir a conquistar la zona de incomodidad. Si no atacamos, serán los soldados de la zona de incomodidad los que nos atacarán y tendremos que retirarnos. Entiendes que también es peligroso querer atacar demasiado profundo en las líneas enemigas y arriesgarse a ser rodeado y capturado, perdiendo soldados valientes (nuestra motivación) que podrían habernos ayudado a realizar otros ataques. Lo mismo ocurre con el que busca hacer algo que está demasiado lejos de su zona de confort, no podrá mantener la línea y sus soldados (su motivación) serán capturados. Por eso es importante dosificar las incursiones ganando terreno enemigo metro a metro y no kilómetro a kilómetro.

3. Los ejércitos son más fuertes cuando unen sus fuerzas

Del mismo modo, como es más fácil ganar terreno enemigo con un aliado, es valioso tener un amigo que nos ayude con los soldados y los generales. Sin embargo, debemos ser muy selectivos en nuestras alianzas porque terminamos con un aliado que finalmente lucha por el enemigo y arruina nuestros esfuerzos. Por eso es importante tener claro con quién nos aliamos y también qué podemos aportar a esa alianza. Una vez que hayas encontrado a la persona o personas adecuadas, tienes contigo un ejército que puede ayudarte a conquistar tus más bellos proyectos.

Obsérvese que el dibujo no debe tomar la forma de un círculo sino de un virus cuyos picos representan nuestras fortalezas y cuyos bajos representan nuestras debilidades en diferentes áreas.

Related posts