You are here

La vida es un maratón: gestionar las 3 dimensiones del ser

longévité

Una vida agitada es lo que se pregona en todas partes, ya sea en las películas, la música contemporánea o las redes sociales. Pero, ¿es realmente razonable vivir a 100 km/h? ¿Estamos hechos para una intensidad constante? ¿No existe el riesgo de perder la piel o el alma?

Veamos todas las razones por las que deberíamos frenar y reconsiderar nuestra relación con el tiempo. Si tuviéramos que resumirlo en una frase, sería la siguiente: es mejor considerar la vida como un maratón y no como un sprint, a riesgo de perjudicarnos a nosotros mismos. Hay tres dimensiones del ser: el cuerpo, la mente y el corazón.

El cuerpo

Este es nuestro vehículo. Nos protege, alberga nuestro intelecto y nuestra alma. Si queremos recorrer una larga distancia con él, debemos cuidarlo, como haríamos con un coche. El cuerpo necesita 3 cosas esenciales: descanso, comida nutritiva y ejercicio. Si puedes mantener una sutil mezcla de estos tres ingredientes cada día, puedes llegar lejos. Como dice el refrán, el que quiere llegar lejos, ahorra su montura.

Descanso

Como norma general, 8 horas de sueño es un ideal que pocas personas alcanzan, por desgracia. Al reducir el número de horas de sueño al día, te expones a largo plazo a efectos indeseables como un mayor riesgo de desarrollar diabetes, obesidad, derrames cerebrales, ciertos cánceres (de mama y otros) e incluso demencia. Por lo tanto, no es insignificante sacrificar el sueño en aras de la productividad.

Dieta

No hay nada más que decir sobre este tema, me imagino que ya se habrá dado cuenta de los riesgos asociados a una dieta demasiado rica en azúcares o grasas malas en particular. La dieta desempeña un papel esencial en la esperanza de vida.

Ejercicio físico

Al hacer ejercicio, estimulas tu sistema cardiovascular y segregas hormonas de la felicidad, entre otras cosas. Esto por sí solo aumenta su longevidad y afecta a su bienestar, es decir, tanto a su mente como a su corazón.

La mente

«La mente es como un paracaídas, tiene que permanecer abierta para poder funcionar. Yo añadiría que la mente necesita ser estimulada durante toda la vida para evitar la depresión o el riesgo de demencia. La repetición o la monotonía de un trabajo puede crear a veces una forma de embotamiento que dificulta la expresión de cualquier forma de creatividad en la vida cotidiana. Si no puedes expresar tu creatividad, limitas tu capacidad de progresar en el plano del espíritu.

Esta dimensión del ser está generalmente bien trabajada en algunas áreas, pero algunas áreas de la mente están descuidadas hoy en día. Así, todo lo que no aporta un beneficio inmediato es despreciado o rechazado. Sin embargo, existe un interés real por explorar nuevos campos que no tienen beneficios directos. En primer lugar, uno desarrolla más una actitud de hacer las cosas por hacerlas y no por interés. Cuando uno sigue sus instintos dedicándose a actividades que le apasionan, sin la posibilidad de obtener algún tipo de ganancia, es en realidad la forma en que mejor se desarrolla la mente. Una mente, idealmente, funciona como un electrón libre: cuanto menos limitada está, más se desarrolla. Por último, para mantener la mente en su mejor estado durante el resto de su vida, hay que darle la oportunidad de pensar como un niño: no ponerle barreras a su curiosidad y dejarle crear todo el tiempo. Es cuando deja de ser un artista o un jugador cuando nuestro espíritu empieza a decaer.

El corazón

El corazón, aquí debemos escuchar, nuestras emociones y nuestra alma. Cuando tomamos decisiones moralmente reprobables, a la larga disminuimos nuestro capital espiritual. Si bien podemos ganar a corto plazo con nuestras mentiras y otras malas acciones, nos vemos disminuidos esotéricamente. En definitiva, lo que ocurre es que reducimos la calidad de nuestra aura. El aura es una especie de cuerpo invisible. Cuanto más pura es, más actúa como una burbuja protectora. Por el contrario, cuanto más contaminada esté por nuestros malos pensamientos o acciones, más permeable será a los ataques maliciosos. Esto se conoce comúnmente como la ley del karma. Cuando actúas mal, dañas tu aura sin darte cuenta, y a largo plazo no podrá protegerte tan bien. Para proteger tu corazón y, por tanto, tu aura, debes aplicar la virtud a diario. Por supuesto, esto puede hacerse a expensas de las ganancias inmediatas. Sin embargo, si tienes la paciencia de esperar, conseguirás centrar estos beneficios, la mayoría de las veces en forma de alegría, serenidad, paz o euforia.

En resumen:

  • La vida no es un sprint, sino una carrera de fondo.
  • Es esencial pensar ahora en preservar las 3 joyas que tenemos: el cuerpo, la mente y el corazón.
  • El buen estado del cuerpo está condicionado por 3 cosas: la alimentación, el descanso y el ejercicio físico.
  • La mente se comporta como un electrón libre, necesita espacio para que sus dimensiones creativas y artísticas se expresen.
  • El corazón es el símbolo de la sede del alma. A través de la virtud, podemos preservar sus cualidades. Cuanto más se cuide el corazón, más proporcionará un aura protectora frente a las entidades malévolas.
  • Preservar el corazón significa tomar decisiones a largo plazo, en esta vida y en la siguiente.
  • A largo plazo, preservar el corazón significa preservar la alegría, la serenidad y la paz.

Related posts

Deja un comentario