You are here

La frugalidad, un valor supremo para ver surgir una felicidad colectiva accesible a todos

frugalité

Según la tradición hindú, hay tres tipos de felicidad: una felicidad egoísta, una indiferente a la de los demás y otra que contribuye a la de los demás.
Lo que a menudo se nos muestra como imagen de la felicidad es, en última instancia, una felicidad egoísta, hecha de consumo de artículos de lujo en la que el individuo es llevado a la cúspide. ¿Por qué es esto egoísta? Por un lado, porque el consumo de productos de lujo va acompañado de externalidades negativas en términos de impacto medioambiental y, por otro, el éxito nunca es fruto exclusivo de la voluntad de una persona.

Además, ¿por qué esa puesta en escena? Probablemente porque los valores occidentales dominan a escala mundial. Se organizan en torno a la idea de libertad y al modelo del hombre hecho a sí mismo.

Los habitantes de los países menos desarrollados suelen vivir de forma frugal, lo que repercute en la felicidad global porque su frugalidad permite la convivencia de miles de millones de personas. El problema es que se nos empuja a desear una felicidad egoísta a nivel global, ya sea a través del cine o de redes sociales como Instagram. ¿Qué pasará cuando todo el mundo lleve un estilo de vida lujoso?

Nada, porque nunca será posible, los recursos planetarios no lo permiten. Si un puñado de hombres y mujeres vive en el lujo y la opulencia, es antes gracias a la inmensa mayoría que vive sobriamente. Es porque miles de millones de personas encuentran su felicidad en la vida interior que unos pocos individuos pueden encontrar la suya en el consumo excesivo e irresponsable.

¿Hasta cuándo seguiremos promoviendo un modo de vida egoísta para mantener un mundo de consumo?
Los verdaderos héroes de la vida cotidiana no son los que se pueden ver en la red o en la pequeña pantalla. Por el contrario, son aquellos que viven con dignidad y sencillez participando silenciosamente en el bien colectivo a través de los esfuerzos y sacrificios que realizan.
Por supuesto, ponerlos en el punto de mira no tiene ningún interés comercial, ya que nos incitarían a reducir nuestro consumo más que otra cosa. Sin embargo, la salvación global pasa por una atención muy particular a estos individuos que viven felices y sobrios.

Para cambiar el mundo, debemos cambiar el modelo. Puede que esta vez tengamos más suerte, porque probablemente todos tengamos un campeón de la frugalidad entre nosotros al que emular, héroes de la vida real en los que inspirarnos, en lugar de las estrellas de pacotilla de las pantallas retroiluminadas o los papeles satinados.

Related posts