You are here

3 razones para no elegir una profesión

choisir un métier

No siempre es fácil saber qué vocación elegir. A veces es más fácil elegir por eliminación. Cuando no sabes lo que quieres, a menudo sabes lo que no quieres. He aquí tres recomendaciones del libro de Cal Newport «Tan bueno que no pueden ignorarte

El trabajo ofrece pocas oportunidades para distinguirse desarrollando habilidades relevantes (raras y valiosas)

Dado que la vida laboral es una competición, hay que tener las claves para poder destacar. Para que un trabajo sea atractivo, según Cal Newport, debe ofrecer la oportunidad de desarrollar habilidades raras y valiosas que le den la oportunidad de ser reconocido como experto.

El problema es que hay un número importante de profesiones que no se basan en una pericia real, es decir, en una habilidad dura, sino en una red de conocimientos o habilidades blandas. Aunque no hay que descuidar estos dos aspectos de la profesión, puede ser peligroso basar su estrategia únicamente en ellos y omitir la necesidad de desarrollar una competencia real en el campo que le concierne. Si no tienes algo tangible que ofrecer y desarrollar, hay dos escollos. La primera es estar a merced de los que dominan la profesión y que, por supuesto, han llegado antes que tú. La segunda es que puede que no tenga una sensación de progresión a lo largo de su carrera, lo que puede llevarle a la decepción. La satisfacción en el trabajo está íntimamente ligada a la maestría que hayas desarrollado. Es el resultado de un esfuerzo consciente y de la asimilación de conocimientos que requiere un cuestionamiento constante. Si tu trabajo se basa en una forma de renta (por transmisión o sucesión), es poco probable que te aporte la satisfacción y la felicidad que cabría esperar. Para ser algo jubiloso, una vocación debe estar asociada a la idea de mérito, que a su vez está condicionada por la pericia y el esfuerzo concienzudo.

Inútil o perjudicial dependiendo de sus valores

No hay nada peor que hacer un trabajo inútil o incluso perjudicial para el mundo. Esto lo expuso claramente David Graeber en su libro «Bullshit jobs». La búsqueda de sentido es la principal motivación de la existencia. Aunque nuestro trabajo no ocupa todo nuestro tiempo, sí ocupa una parte importante. Si es un tercio de nuestro tiempo diario, a menudo es más de la mitad de nuestro tiempo de vigilia. Por lo tanto, parece una locura dedicarse en cuerpo y alma a una ocupación que no representa nuestros valores e incluso trabaja para destruir lo que creemos que es precioso. Para elegir una vocación, hay que tener una visión a largo plazo, lo que implica trabajar para un grupo, una empresa o un negocio propio que respete ciertos principios morales. Si no tomas esta decisión al principio de tu carrera, lo harás tarde o temprano, pero la desilusión puede ser grande porque habrás tomado un camino que te habrá alejado de tus aspiraciones iniciales. Para tomar la decisión correcta, hay que darse tiempo para reflexionar.

Las distintas dimensiones del individuo

Un individuo puede definirse en varias capas de conceptos. El concepto más central está compuesto por tus valores y principios, lo más sagrado de ti. De este núcleo emanan otros conceptos más superficiales. En tu mente, lo que te define más íntimamente es tu conocimiento, es decir, lo que has retenido de tus experiencias, puedes haber desarrollado cierta sabiduría a partir de ellas. Luego están sus habilidades y sus conocimientos.

Cuando somos jóvenes, no siempre tenemos cuidado con las elecciones que hacemos desde el punto de vista de los valores. Lo que más motiva es la ambición o la codicia. Cuanta más experiencia tengas, más conocimientos tendrás. Este conocimiento puede ponerse en perspectiva en relación con un conjunto de valores. En esencia, cuanto más viejo te haces, más oportunidades tienes de ser consciente del significado moral de tus decisiones. Por lo tanto, es mejor haber formalizado tus valores a una edad temprana porque puedes moldear significativamente tu trayectoria vital.

Un trabajo que te pone en contacto con personas que desprecias o te desagradan

Tampoco es agradable trabajar con personas malintencionadas o que no comparten nuestros valores. Operar en un entorno de trabajo hostil puede llevar a llevar una máscara durante gran parte del día. Más allá de lo desagradable de la situación, también existe el riesgo de convertirse poco a poco en alguien que antes despreciabas. Algunos trabajos desarrollan malas tendencias como la mentira, la hipocresía y la codicia. Estos hábitos en el lugar de trabajo pueden impregnar la personalidad hasta convertirse en una segunda naturaleza si no se controlan. A largo plazo, se puede sufrir por el contacto repetido con temperamentos tóxicos. Por eso es más que necesario observar los tipos de personas que componen una línea de trabajo. Hay varias formas de hacerlo. La primera sería pedir consejo a la gente de tu entorno, idealmente a personas que hayan estado en contacto con este mundo. Sumergirse en el campo a través de unas prácticas, por ejemplo, podría ser una opción, pero implica que ya estás comprometido con una carrera, algo que quieres evitar si quieres cambiar de dirección más adelante. Otra opción relevante sería presentarse como un cliente o visitante potencial siempre que sea posible. Esto le dará una primera impresión del tipo de personas que trabajan allí, lo que siempre es informativo.

Related posts

Deja un comentario