You are here

¿Deberíamos tener un hijo?

avoir un enfant

Tener un hijo: una cuestión que surge en los albores de un posible cataclismo ecocida.

Tener hijos es más que una elección de vida, es la elección de vida(s). Al tener hijos, decidimos dar vida a un ser que no habría nacido de otra manera (o de otras formas según nuestras creencias).

Dar la vida nunca ha sido una elección trivial y lo es aún menos hoy en día, cuando el presentimiento de futuras catástrofes se hace sentir cada vez más. Pero, ¿por qué tener hijos? Intentemos responder a esta pregunta antes de avanzar en nuestro razonamiento.

¿Por qué tener un hijo?

Nacemos para morir y en el tiempo que transcurre entre nuestro nacimiento y nuestra muerte tenemos la oportunidad de perpetuar nuestra herencia genética y nuestra cultura (ver artículo). Esto es lo que hace que todos los seres vivos, ya sean plantas, animales o bacterias. En una lógica puramente natural, todos aspiramos a la procreación, es una fuerza que nos impulsa a todos, de la que no podemos escapar.

Más allá de la naturaleza, el hombre es un ser de cultura. En la mayoría de los casos, no hace hijos como una gallina pone huevos (excepto en la etapa fisiológica). Hay motivaciones mucho más profundas que generalmente corresponden a todos los peldaños de la pirámide de Maslow. Veamos las necesidades o deseos que pueden satisfacerse al tener un hijo.

Primer nivel: la necesidad fisiológica.

Tener un hijo es la consecuencia de una necesidad fisiológica que es el acto sexual. Así que hay ciertas situaciones en las que el niño no es deseado y nace como consecuencia de la fuerza de la naturaleza y a fortiori irresponsable.

2º nivel: seguridad

Un niño nace en un grupo familiar que se basa en una cierta reciprocidad tácita o explícita. El niño crecerá para poder ayudar a sus padres ancianos a una edad en la que ya no podrán valerse por sí mismos. En las sociedades tradicionales, e incluso en las modernas, el niño desempeña este papel de seguridad sin el consentimiento de los padres. Por ello, hay un proverbio chino que dice que «los niños son una riqueza viva». La descendencia no sólo es un seguro contra los riesgos de la vejez, sino que también constituye una mano de obra que puede emplearse en el trabajo familiar. Esto es particularmente cierto en las sociedades agrícolas y tiende a desaparecer con la democratización de las escuelas públicas. Sin embargo, el niño que estudia puede ayudar a sus padres más adelante si consigue un trabajo mejor. Los estudios conducen a una especie de gratificación diferida: el niño que no produce a una edad temprana producirá a una edad mayor, pero producirá más (ganando más dinero, parte del cual devolverá a sus padres de diversas formas).

Tercer nivel: la necesidad de pertenencia.

Si los dos primeros niveles son hoy en día tabú por ser vergonzosos, se puede decir que la necesidad de afecto que surge del sentimiento de pertenencia no es una motivación oculta. La gente admite abiertamente o por su actitud que su hijo es una fuente de afecto recíproco que no tiene equivalente real: el amor de un padre, de una madre o de un hijo rara vez es igual al que podría encontrarse en otra parte (al menos a largo plazo). El sentimiento de pertenencia es una fuerte motivación. Los humanos son así, no les gusta estar solos. Tener un hijo le permite ser el líder de una tribu donde puede dictar las reglas. ¿Tenemos muchas oportunidades en la vida de ser el líder de algo? No lo creo. Esta pregunta está directamente relacionada con la siguiente necesidad.

4º nivel: la necesidad de estima.

Tener hijos te da una sensación de logro en la vida. Es una fuente de satisfacción que va más allá de la promoción profesional o de ganar mucho dinero. Ser padre hace que sea más fácil seguir siendo amigo de las personas que se han convertido en padres. Ser padre o madre en muchas sociedades es un elemento de aprecio y respetabilidad social. Por ello, muchas personas están sometidas a una gran presión por parte de su entorno. Tener un hijo crea instantáneamente dos tipos de estima: la estima social y la estima por el hijo que has concebido (y a fortiori por tu cónyuge). La estima es una fuerte motivación, por lo que no es altruista.
5º nivel: la necesidad de realización.

Dar sentido a la propia vida. Dar forma a un ser a su propia imagen para cambiar el mundo. Estos son los ejemplos subyacentes de la concepción de un niño que se expresan en este nivel. La necesidad es alta, pero sigue siendo egoísta. El deseo de cumplir un deber religioso o de incorporar la procreación a un camino espiritual son también motivaciones frecuentes en este nivel.

Tener un hijo no es altruista

Por todo ello, tener un hijo no es un acto altruista. Está impulsado principalmente por fuertes motivaciones egoístas. Haces un hijo para ti, el niño no pidió nacer. Así que, por supuesto, la concepción inicial del niño es una intención egoísta, pero uno puede comportarse de forma altruista y devota después de su nacimiento. Una cosa no excluye la otra. Es como si te pidieran ir a cenar y aceptaras por cortesía, aunque no quieras ir en absoluto. Una vez allí, te lo pasas en grande y te olvidas de tu deseo inicial. Es lo mismo, creo, con los hijos: los concibes egoístamente y te vuelves altruista al tenerlos.

La modernidad está destrozando las razones para tener un hijo uno a uno

La modernidad hace que las motivaciones que antes eran consideradas vitales por muchos sean cada vez menos evidentes. En los Estados prósperos (y en cierto modo socialistas) que han institucionalizado la solidaridad, la red de seguridad de la familia ya no es tan atractiva como antes, ya que da lugar a más obligaciones vinculantes (cumplimiento de normas familiares intrusivas que organizan el matrimonio u otras interacciones sociales). El nivel de la pirámide de Maslow se cuestiona cada vez más. Hoy en día, tener muchos hijos no siempre se ve como algo bueno. Es posible que uno reciba miradas de reproche o comentarios inapropiados. Dado que el futuro se presenta sombrío a medida que se multiplican las catástrofes naturales, es comprensible que algunas personas vean las familias numerosas como una amenaza para los ecosistemas. Los seres humanos son la principal causa del cambio climático, por lo que es razonable suponer que tener menos hijos significa menos problemas.

También hay una máscara más sutil en esta postura: las personas que se entregan a un estilo de vida hedonista (poco compatible con tener hijos) se ponen la máscara de la respetabilidad al hablar del cambio climático.

No se puede obligar a la gente a dejar de tener hijos o a tener más hijos. Lo que ocurre es que hoy en día no tener hijos está mucho más aceptado socialmente. No soy yo quien debe decirte lo que debes hacer. Es una elección personal y, finalmente, una elección de pareja. La incertidumbre siempre ha sido una constante en la historia, tener un hijo a principios del siglo XXI no es más preocupante, en mi opinión, que haberlo hecho a principios del siglo XX (precediendo a dos guerras mundiales) o a principios del siglo XIX (en la época del imperialismo globalizado y todas las guerras que engendró). Cada siglo trae sus propios desafíos.

Related posts

Deja un comentario