You are here

Cuidado con los espejos deformantes

«El infierno son los demás» Jean-Paul Sartre

La relación con los demás es necesaria porque es la base de la vida en sociedad. Nos ayuda a construir nuestra identidad, lo que se hace en el sufrimiento porque mirar al otro es verse como objeto y ya no como sujeto.
El otro no es neutral, proyecta sobre nosotros, con su mirada, concepciones, prejuicios, miedos, odios de los que no éramos conscientes antes de que nuestros ojos se cruzaran con los suyos.
Como resultado, la otra persona puede condenarnos y devolvernos una imagen despreciable de nosotros mismos. A través del odio que nos transmiten, pueden destruir nuestra autoestima, nuestro respeto por nosotros mismos y, en última instancia, nuestra integridad.

Otros son como espejos, más o menos opacos o distorsionados, en los que podemos mirarnos en cualquier momento. La opacidad o la distorsión que contienen son defectos, imperfecciones que, sin embargo, tomamos como verdaderas. Por ello, debemos tener cuidado de mirarnos en espejos que reflejen una imagen que tenga en cuenta nuestra calidad. Es difícil crecer con odio a uno mismo. Rodearse de espejos distorsionadores puede convertirse en un tormento para quien no sabe que los espejos a veces mienten. El reflejo de uno mismo puede ser una trampa para todos aquellos que se miran en los espejos empañados o rotos por la amargura, el resentimiento o la hostilidad.

Quererse a sí mismo lleva tiempo y puede incluso llevar una eternidad si uno nunca aprende a buscar el amor propio en los ojos de las personas que se preocupan por él.

Querer ser amados por los demás a toda costa también nos convierte en esclavos, porque hacemos depender nuestra felicidad de algo que no podemos controlar. Para todos los que creen en la trascendencia, hay una relación que libera, la que nos une a Dios. Amar a Dios y comunicarle nuestro amor a través de la oración es una forma de hacer crecer nuestras cualidades en cuanto a que es un amor incondicional para todos aquellos que se atreven a mirarse en el espejo divino.

Related posts