You are here

¿Cuál es tu traje de camuflaje?

camouflage

Para vivir felices, vivamos escondidos, dicen algunos. Esta frase sigue siendo válida hoy en día. Por miedo al ostracismo social, económico o geográfico, nos acostumbramos a adoptar comportamientos e identidades superficiales. Estos nos protegen de la reivindicación popular, del oprobio y, en última instancia, de la marginación. Entonces, cuando se cierran las persianas de la casa, cuando se corren las cortinas y se cierran las puertas, nos despojamos de este ostentoso ropaje. Intentamos vivir libremente en esta pequeña plaza doméstica. Pero, ¿cómo hacerlo cuando la vida en el hogar está reñida con la mascarada del mundo exterior? Y lo que es peor, ¿qué hacemos cuando tenemos que seguir llevando esta máscara en casa para complacer o por miedo a las represalias?
La vida se convierte en una tiranía en la que nuestra habitación se convierte en el último bastión de nuestra individualidad frente a la embestida diaria. ¿Cómo podemos ser nosotros mismos cuando lo que somos íntimamente representa una amenaza para nuestra propia integridad?

El camuflaje es casi siempre necesario para vivir en sociedad. El problema es que esta ropa tiende a atrofiarse y luego a sustituir lo que realmente somos si no tenemos cuidado. El camuflaje actúa como el agua del mar mientras nos hundimos en el abismo. Al principio no sentimos nada, pero sin darnos cuenta, todo nuestro cuerpo se ha comprimido y si permanecemos demasiado tiempo a grandes profundidades, es incluso mortal intentar salir a la superficie de inmediato. Así que tratamos de subir gradualmente, haciendo paradas de descompresión. El riesgo es que si nos perdemos demasiado en las profundidades, el oxígeno que nos queda no nos permitirá volver a la superficie y estaremos condenados a perecer bajo el mar.
El camuflaje de nuestra idea funciona igual, si lo hemos llevado demasiado, se convierte en una segunda piel que ha conseguido matar lo que éramos. A partir de ese momento, todo lo que queda es un traje de neopreno que encierra un cuerpo inerte zarandeado por las corrientes.

Vivir con miedo constante es agotador y nos impide ser felices. Así que elegimos ser otra persona -y, por tanto, matar lo que somos- para seguir por el camino de la felicidad (tomando el camino de la supervivencia).

La felicidad es exigente y su camino se bloquea muy pronto por nuestra falsedad, que no es otra cosa que nuestra falta de audacia. La felicidad no se encuentra al final del camino del conformismo, es necesario tomar un camino más empinado donde es cierto, no estamos seguros de salir vivos.
Así que, por supuesto, nuestro traje de camuflaje nos aporta una cierta satisfacción, una felicidad ficticia, que a todos nos satisface en un momento u otro de nuestra vida.
Pero, en el fondo, siempre quedará esa duda, ese cuestionamiento, ¿cómo habría sido nuestra vida si hubiéramos tenido las agallas de dejar ese disfraz y actuar en consecuencia? Nuestra conciencia puede engañar a los demás, pero rara vez a nosotros mismos. Por eso, retomar las riendas de nuestra vida a menudo se reduce a salir a la superficie de vez en cuando y respirar el aire libre que hay allí

Related posts