You are here

¿Cuál es el valor de la bondad?

bondad

El bien no tiene valor de mercado, pero es lo que nos mantiene vivos. Los pequeños actos de bondad y generosidad que recibimos son bálsamos para el corazón que no tienen precio. La impresión de no tener suficiente dinero nos empuja a descuidar el bien que no aporta rentabilidad inmediata.
Si nos negamos a quitarnos estas anteojeras, miramos el mundo a través del prisma de nuestra inseguridad financiera.
Todo nuestro ser se transforma, nos volvemos codiciosos y obsesionados por el atractivo de la ganancia y otras tentaciones. Por supuesto, nos las arreglamos para llevar una máscara y ocultar nuestras intenciones, pero pronto traicionamos lo que realmente somos en los detalles de nuestro comportamiento.

El bien no tiene valor económico y, sin embargo, es un pasaporte obligatorio para conectar con los seres iluminados. Sin la búsqueda del bien, nos hundimos poco a poco en el abismo de la humanidad. La codicia que mancha nuestra persona hace huir a los seres de luz. Poco a poco nos rodeamos de personalidades oscuras que nos son hostiles sin darnos cuenta. Sin un cambio vibratorio a través de la purificación de nuestros deseos ennobleciendo nuestras intenciones, no podremos acercarnos a las entidades luminosas.
El bien no tiene valor en el mundo material, pero es la frecuencia más alta del mundo inmaterial.

Cuando elegimos desprendernos de las manchas de los deseos viles o egoístas, hacemos un cambio que nos sitúa más arriba en la jerarquía impalpable. Por supuesto, esto no es visible a primera vista. Incluso podemos sufrir el desprecio de quienes se obsesionan con el dinero o con cualquier otro aspecto prosaico de la vida. Sin embargo, trabajar para acoger la amistad de las entidades luminosas es en sí mismo fuente de una profunda alegría. Una alegría humilde, sin duda, pero que los más acomodados podrían envidiar, ya que no es seguro que la prueben nunca.

Lo bueno tiene valor, pero no tiene precio. Podemos y debemos aspirar a la prosperidad, pero ésta debe estar siempre subordinada a la búsqueda del bien.

Related posts