You are here

Savia ascendente o descendente

Los árboles tienen cierta sabiduría, adaptan su flujo de savia en función de las condiciones externas. Ayer, cuando hace frío, su savia vuelve a fluir hacia las raíces para hibernar, por así decirlo. Esto explica por qué las hojas caen en esa época. Por el contrario, desde la primavera hasta el final del verano, se produce el proceso contrario. La savia sube hasta el nivel de las ramas para dar lugar a los primeros brotes, las futuras flores y, finalmente, el fruto.

¿Podemos aprender de esta sabiduría natural?

El hombre también tiene una savia, una energía vital. Los hindúes lo llaman kundalini. Se conoce comúnmente como el flujo de energía a través de cada uno de nuestros chakras. Cada una de estas ruedas (chakra significa “rueda” en sánscrito) corresponde a un órgano, una emoción, un nivel de conciencia. El objetivo del desarrollo humano según los hindúes es trascender cada uno de los chakras inferiores para que la kundalini pueda “emerger” al nivel del 7º chakra, el lugar de la realización del ser en su dimensión espiritual.

La savia a continuación

Alguien cuya “savia” está bloqueada en los niveles inferiores de sus chakras estaría explotando sólo una parte limitada de su potencial. Entraría en una especie de invierno de la conciencia. Esto significa que sus pensamientos estarían obsesionados, por ejemplo, por la sensualidad, la violencia o las pasiones egoístas.

Savia en la parte superior

Por otra parte, una savia que está en la cima corresponde a un estado de conciencia en el que el individuo ha superado sus falsas representaciones. Ya no se identificaría con su cuerpo, sus emociones, sus pasiones, sino con su dimensión más pura, su ser espiritual y permanente. Es el verano de la conciencia, el individuo brilla como un sol.

¿Cómo conseguimos que suba la savia?

El árbol reacciona a la hostilidad externa extrayendo su savia. Del mismo modo, también tendemos a reaccionar de forma compulsiva, agresiva o violenta cuando nos encontramos en un contexto opresivo. Existiría un vínculo de interdependencia entre lo que somos y nuestro entorno. Reaccionamos de forma coherente ante lo que nos rodea. Por lo tanto, debemos rodearnos de cosas armoniosas, inteligentes y pacíficas para poder germinar estas mismas cualidades. No se puede producir paz si nunca se ha encontrado. Para encontrar la armonía y la paz, hay que haber sido testigo de ellas al menos una vez. Alguien que sólo ha vivido en un mundo opresivo nunca será capaz de crear paz para sí mismo y para los demás.

El necesario encuentro con la paz

Las personas que se plantean un cambio de vida o un desarrollo personal profundo deben, la mayoría de las veces, abandonar el entorno en el que se encuentran. Es buscando la paz fuera como pueden llevarla consigo y luego difundirla, por eso los guías espirituales son importantes, difunden una luz que han adquirido y cultivado.

La savia de arriba debería ser el objetivo de todos

El propósito humano no es llevar una vida animal ni vivir exclusivamente para el placer de los sentidos. Estamos dotados de un capital mucho mayor que ese. Tenemos el potencial de liberarnos de las pasiones del cuerpo y la mente para que nuestra alma esté al mando.

La savia está desactivada por defecto

Antes de ser un árbol, era una semilla. Por definición, la semilla no tiene hojas ni ramas, su savia es a priori descendente. En un mecanismo de defensa, la semilla se preservará y guardará la savia para sí misma con el fin de hacer crecer primero las raíces (suele ser el caso de los brotes, pero también hay excepciones). Después, cuando la semilla se haya tranquilizado, brotará un tallo, luego ramas y después hojas. Lo mismo ocurre, por así decirlo, con el desarrollo humano. Cuando nace, un niño pequeño es egoísta, piensa en su supervivencia; si es generoso, suele ser por interés. A medida que crece, puede permitirse ser magnánimo (Magnus = grande en latín). Sólo se puede ser grande de carácter, es decir, metafóricamente, si no se es ya grande física u orgánicamente. La finalidad del árbol es reproducirse, por lo que para ello tendrá que mostrarse generoso ofreciendo sus frutos y esperando que alguno de ellos no sea comido y pueda germinar y tomar a su vez la forma de árbol.

Tomar la naturaleza como modelo

Un árbol fuerte es una planta que está bien anclada en el suelo, en sus raíces. Un hombre fuerte es una persona que ha tenido unos cimientos sólidos. Habrá sabido desarrollar la asimilación de un rico patrimonio cultural y luego proyectarlo. Sin raíces, no hay hojas ni frutos. La fruta es el símbolo de la creación y la transmisión. Sin la asimilación de los Antiguos, la transmisión no puede tener lugar.

El problema de la voluntad creativa sin fundamento

Intentar crear sin haber asimilado una herencia será infructuoso o, en el mejor de los casos, mediocre. Producir de la nada crea la nada. Para producir se necesita un material, igual que el alfarero necesita arcilla para dar forma al jarrón. La sola voluntad creadora del alfarero no será nada sin la arcilla que pueda utilizar. La creación nihilista suele derivar de la ausencia de voluntad de someterse a la asimilación de una herencia. Como muchos son demasiado presuntuosos para tener la humildad de aprender, nunca podrán crear nada nuevo ni valioso. Para saber adónde vas, tienes que saber de dónde vienes.

La soledad necesaria para crecer

Madurar o crecer es tener una conflictividad necesaria a la que se añade una dosis de soledad. Crecer significa hundir las raíces en la tierra y exponerse a los elementos, como el viento o la lluvia. Es esencial variar estos ingredientes o correr el riesgo de convertirse en una pálida copia del entorno o, a la inversa, en un extraño incapaz de mezclarse con el grupo humano que le rodea.

Estimular la savia

Elevar la savia significa elevarse intelectual, moral y espiritualmente. Si tu savia está en un nivel inferior, significa que probablemente estás viviendo una vida de placeres sensuales, en la que dominan la ira y la lujuria. Por el contrario, cuanto más te elevas, más te desprendes de estas emociones negativas, más benevolente te vuelves con el mundo que te rodea y más discernidor te vuelves sobre la verdadera naturaleza de las personas.

¿Cómo subir?

Hay varias formas de evitar quedar atrapado en círculos infernales. Educarse es codearse con la conciencia de las personas que han logrado elevarse. Cuanto más se encuentre o se exponga tu conciencia a lo sublime, lo bello, la armonía, más se impregnará de ello. Por el contrario, cuanto más se enfrenten tus pensamientos a ideas oscuras, vulgares u horribles, más harás tuya esa oscuridad.

El camino hacia la iluminación

Saber que existe una jerarquía de valores, que el bien y el mal son de naturaleza diferente, es un requisito previo. La principal fuerza del mal es que puede hacerse pasar por el bien. Adherirse a la idea de que todo es igual, de que todas las artes son iguales, por ejemplo, es el primer paso hacia el extravío y la posible decadencia. El despertar consiste en mejorar el discernimiento, en elegir en el alma y en la conciencia el camino del progreso que implica rechazar el mal. Para ello, hay que aprender a detectar las características del mal y, a la inversa, a buscar lo que constituye el bien.

La savia puede subir o bajar

En cualquier momento, tienes la opción de despertar o de adormecerte; de ti depende que la savia vaya siempre hacia la copa de tu árbol metafísico y grandioso.

En resumen:

El Árbol del Miedo nos sirve de guía e inspiración para elevarnos moralmente. El propósito de la vida es elevar la propia conciencia como el árbol eleva su savia. Para ser un ser fuerte, ya seas un árbol o un ser humano, debes tener raíces profundas y gruesas.

Related posts

Deja un comentario