You are here

Rodéate de gente que vea tu verdadero valor…

ami

Los malos incrementan nuestras debilidades mientras eclipsan nuestras cualidades. La benevolencia nos hace crecer, es la luz de la inteligencia y lo que canaliza la vida.

Así como una casa necesita un ático para abastecerse para el duro invierno, la vivienda humana necesita una reserva de alma para hacer frente a las hostilidades y la escasez de corazón. El corazón necesita ser festivo en tiempos de felicidad y resistente en tiempos de caos. Una espiral negativa puede romperse si se elige dar la espalda a ciertos conocidos. Estos nos llevan en una dirección que no es la nuestra. Interfieren con nuestras alegrías y alteran nuestra satisfacción.

Somos como un contenedor, para dejar entrar las buenas emociones, debemos saber evacuar las pasiones tristes que nos corroen. Piensa en ti como una zanahoria en la tierra. Su verdadero valor no es evidente a primera vista. Tu hoja verde es bastante indiferente, pero tu tubérculo oculto es toda tu grandeza. Cultiva tus cualidades internas porque tu apariencia es a menudo sólo un señuelo en tu relación con los demás, no necesariamente atraes a la gente que ve tu verdadero valor y busca cultivarlo.

Por supuesto que el valor no es medible o al menos cuantificable, ya que uno puede medir los ceros de su riqueza material. Cultivar todas las dimensiones de la riqueza manteniendo una jerarquía: los valores morales deben dominar siempre los valores materiales, de lo contrario se tomarán decisiones que a la larga le perjudicarán.

Es inútil tratar de complacer a la gente que desprecia nuestros valores fundamentales. Estas incompatibilidades deben ser identificadas rápidamente para evitar ser absorbidas por un torbellino. A menudo, te quedas con pistas. Las palabras habladas, las acciones que se observan en la otra persona pueden ser suficientes para ser la marca de su carácter. Presta atención a los detalles para que sólo mantengas a las personas que valoran tus valores más profundos y mantén alejados a los que los cuestionan.

Del mismo modo, evita rodearte de aduladores que te alaben todo el día. Los amigos también son los que saben cómo poner el dedo donde no va. Para saber si alguien es bueno para ti, ver cómo te sientes en su presencia, ¿te empuja hacia una versión mejor de ti mismo o te derriba? ¿Simplemente se siente en paz en su presencia?

Related posts