You are here

Los defectos que vemos en otros sólo están ahí para hacernos conscientes de los nuestros

observer

Parece que todos tenemos un radar listo para detectar las fallas de otros. Es una tendencia humana, quizás vemos el vaso medio vacío demasiado a menudo. Aunque esta propensión a ver los vicios en otros es fuerte, ¿cómo puede esto ayudarnos a progresar?

Hay dos maneras de reaccionar a los defectos que percibimos en otros. La primera es simplemente observar y luego criticar, la segunda es observar, observar y luego corregir. Nuestro séquito nos ofrece un impresionante material de estudio. En cada momento, nos da la oportunidad de reexaminarnos a nosotros mismos: ¿somos como esta persona? ¿Hemos negado alguna deficiencia porque no queríamos verla? ¿Qué podemos hacer con estas observaciones?

Una persona deshonesta debería cuestionarnos sobre nuestra propia virtud. Esto nos obliga a observarnos desde un punto de vista externo, si cultivamos la actitud correcta. Por supuesto, este enfoque no es compartido por la mayoría que prefiere criticar sin hacer el esfuerzo de introspección.

Por lo tanto, si vemos a una persona que actúa de manera egoísta, esa persona puede cuestionarnos sobre nuestra capacidad de dar, ¿qué hacemos en nuestra vida diaria para no parecernos a esa persona que nos aleja o incluso nos hace sentir indignos?

Esta lógica debería ser la misma con respecto a alguien que parece poseer muchas o bellas cualidades. En lugar de estar celoso de él o dar falsas excusas como «es así porque nació en un contexto más favorable», deberíamos preguntarnos: ¿cómo puedo ser como esta persona? ¿Qué esfuerzos ha hecho para convertirse en tal persona?

Una vez que reconozcamos estas cualidades y admitamos que son el resultado del trabajo y la voluntad personal, también podremos integrar estas cualidades. La diferencia que nos separa de esa persona y de nosotros mismos es sólo el tiempo y el esfuerzo que hemos puesto en mejorarnos. Una vez que desarrollamos tal estado mental, todo es posible. El éxito externo es necesariamente el resultado de silenciosas victorias diarias. Cuando hemos trabajado lo suficiente en las cualidades de nuestro corazón o alma, somos capaces de lograr cosas más grandes y más bellas.

Por lo tanto, es necesario mantener una mente observadora pero también introspectiva si queremos progresar constantemente. A la mente humana le encantan los atajos o el pensamiento simplificado, pero si elegimos ver más de lo que está delante de nosotros, sólo entonces seremos capaces de crear un cambio profundo y duradero.

Related posts