You are here

Leer libros es una habilidad difícil

livre



Se puede prescindir de todos los libros, pero todos los libros son indispensables para vivir y amar la vida. Hafid Aggoune

En la era de YouTube e Instagram, el libro parece haber perdido parte de su gloria. El texto sigue estando presente, por supuesto, aunque sólo sea en los correos electrónicos que recibimos, los títulos de los vídeos que todavía nos esforzamos en leer, los tuits cuyas frases se delimitan al carácter más cercano, o la prensa online, que ha conseguido sobrevivir a pesar de estas nuevas tendencias.

Una «hard skill» o «know-how profesional» es, según Wikitionary, una «Competencia adquirida en uno o varios campos de especialización, evaluable y transferible con precisión, aplicada en un entorno profesional.»

Es difícil hacer coincidir plenamente esta definición con la capacidad de leer libros, ya que la lectura puede aplicarse a todos los ámbitos de la vida, sean profesionales o no. Por otro lado, su evaluación y transmisibilidad parecen bastante relativas. Además, la lectura es una habilidad más que una competencia. Sin embargo, la lectura de libros puede considerarse una competencia si tenemos en cuenta los siguientes elementos:

En un mundo en el que la porosidad entre la vida profesional y la personal es cada vez mayor, es bastante lógico que las competencias profesionales invadan la vida personal y viceversa. La lectura de libros está originalmente ligada a la transmisión de conocimientos, ya sean científicos, filosóficos o teológicos. Por ello, no se dirige a todo el mundo y puede decirse que opera en un campo especializado y restringido. Por lo tanto, originalmente, la lectura de libros valida la primera parte de la definición anterior.
El hecho de que una habilidad dura sea evaluable responde esencialmente a un criterio: el hábito.

Una habilidad profesional se forja con la repetición, es decir, con la práctica deliberada. Lo mismo ocurre con la lectura. Por supuesto, los criterios de evaluación son, en última instancia, menos numerosos que para las competencias duras más «clásicas», pero existen. Un ejemplo es la frecuencia de lectura o el número de libros leídos cada año. Cuanto más grandes son estas cifras, más transmiten la idea de ser un punto fuerte en nuestra mezcla de atributos profesionales (la suma de nuestras habilidades, capacidades y conocimientos).

La transferibilidad existe, pero va más allá de saber leer. No todo el mundo que sabe leer lee un libro. Es una transmisibilidad más sutil, menos evidente que la enseñanza de la programación, por ejemplo, porque es cultural o se hace por imitación. Empezamos a leer libros porque la gente nos ha influido de una manera u otra o simplemente porque nos hemos dado cuenta del valor de los tesoros que contienen.

La lectura de libros es una habilidad aún más difícil porque se ha convertido en algo difícil de hacer en un mundo donde la distracción audiovisual o fotográfica es omnipresente. Puede ser una innegable ventaja comparativa en lo profesional y una fuente de simple placer en lo personal.

Related posts