You are here

La desigualdad de género está en el origen del impuesto sobre la sangre

impuesto de sangre

Tradicionalmente, las sociedades se han organizado en torno a las funciones que desempeñan sus miembros. Si observamos la pirámide de Maslow, vemos que la jerarquía de necesidades sigue la estructura de las sociedades antiguas. Los campesinos que forman la base de la pirámide satisfacen las necesidades de subsistencia. Los guerreros proporcionan seguridad gracias a su dominio del arte de la guerra. Los clérigos contribuyen a dar un sentido profundo a la existencia, organizan el relato de la comunidad y mantienen el vínculo con Dios presentándose como intermediarios. Básicamente, pues, un individuo puede desempeñar tres funciones principales en una sociedad: proporcionar alimento a sus miembros, protegerlos o contribuir a dar sentido a su existencia.

Esto explica, en particular, el mayor papel que se otorga a las mujeres en las sociedades (casi siempre cazadoras-recolectoras) que desconocen los mecanismos que subyacen a la procreación. El hecho de que las mujeres pudieran dar a luz sin la aparente participación de los hombres les daba un poder sin igual. La fecundidad milagrosa desempeñó un papel estructurador a la manera de la abeja reina que gobierna sin rey.

Desde el momento en que se reveló el secreto de la concepción, las mujeres perdieron su estatus y fueron relegadas al primer nivel de la sociedad. Además, no podían competir con los hombres por los puestos militares. Cuanto más violenta y belicosa se vuelve una sociedad, más se esperan las figuras masculinas del poder político y espiritual. Esto puede explicar en parte la práctica desaparición de las mujeres de la escena política hasta hace muy poco tiempo, con raras excepciones en las que mostraban un temperamento guerrero o un misticismo que les daba un aura (Juana de Arco, etc.).

En menor medida, aunque perteneciendo a la base de la sociedad, algunos artesanos podían gozar de un verdadero estatus por el hecho mismo de ayudar con su trabajo a los guerreros a ser mejores. Así, los herreros (que fabrican armas), los fundidores (que fabrican cañones) y otros armeros (que fabrican armas defensivas y armaduras) podían ser los protectores de los gobernantes y, en algunos casos, formar parte de la corte y tener una escolta. Estas profesiones requerían una verdadera fuerza física, y las mujeres estaban excluidas.

En una época cada vez más pacífica, las mujeres tienen un papel más importante que desempeñar. Una sociedad sin guerras debería propagar naturalmente el igualitarismo de género. Las sociedades modernas ya no están gobernadas por un clero o un ejército. Lo que marca la diferencia hoy en día es más el desarrollo de una narrativa y la capacidad de influir en un grupo. Las mujeres parecen tener tanta o más capacidad para hacerlo que los hombres.

Related posts