You are here

La civilización de la reserva frente a la civilización del flujo

flux

Estamos siendo testigos de varios cambios en los patrones de pensamiento. En la última década, hemos visto una aceleración de estos cambios posibilitados por la tecnología. ¿Cuál es la naturaleza de estos cambios? ¿Pueden simplemente agruparse en torno a una idea general a la que todos convergerían?

Podemos observar cambios en todos los niveles de nuestras sociedades: profesional, económico, técnico, estético, etc. Sin embargo, si damos un paso atrás, podríamos tener una visión general sobre la idea del flujo.
¿Qué significa este concepto y a qué se opone?

El flujo es la idea de que uno prefiere consumir un servicio en lugar de poseer un producto. Esto es particularmente cierto en la industria musical o cinematográfica: la gente se suscribe más a una oferta que le da acceso a un catálogo pletórico que a querer poseer el artículo en cuestión. Esta tendencia al consumo de flujos frente al consumo de existencias se observa en sectores tan variados como importantes, como el transporte (alquiler de un vehículo en lugar de su compra), el sector inmobiliario (alquiler de espacios profesionales por períodos cortos con total flexibilidad), la alimentación (suscripción a un servicio de entrega mensual de productos frescos), etc. En otros sectores, estos cambios son cosméticos o simplemente inexistentes. Es notable que más allá del consumo, la mentalidad de la gente se ve afectada por esta ideología de flujo, además, ¿no es esto comprensible dado que la civilización humana es la del paradigma dominante de consumo?

Intentemos identificar algunos cambios sociológicos o psicológicos que podrían estar enraizados en la ideología del flujo.

La ideología del flujo se caracteriza por la elección, la ausencia de compromiso, que podría incluso asociarse con la idea de libertad.
La ideología de la cepa, por el contrario, está ligada a la idea de compromiso, el sentimiento de posesión y arraigo.

He aquí algunas observaciones sociológicas que podrían atribuirse (o no) a la impregnación de valores de la sociedad de flujo: el aumento del número de divorcios, la desaparición de los vínculos intergeneracionales, la extrema movilidad profesional o el aislamiento sufrido por todas las generaciones.

La sociedad del flujo nos da la opción, es voluntariamente más cuantitativa. Sin embargo, con el tiempo, notamos que la cantidad implica una demanda de calidad debido a la competencia. Por lo tanto, no es raro observar una mejor experiencia del cliente de un servicio del mundo del flujo – que llamaremos el nuevo mundo – que del viejo mundo (por ejemplo, VTC vs. taxi, servicios de entrega, catering, etc.). Otra paradoja es que la falta de compromiso crea una mayor lealtad del usuario. De hecho, notamos que aquellos que pueden irse en cualquier momento, en realidad permanecen más leales porque las plataformas de servicios están constantemente buscando su satisfacción.

¿Se puede trasladar esta observación al campo de las relaciones humanas? En cierto modo, podemos responder afirmativamente. Por ejemplo, el hecho de que las mujeres sean libres de elegir a sus maridos – en contraposición a las que se vieron obligadas a aceptar un matrimonio arreglado, generalmente endogámico – crea la necesidad de que los hombres se desarrollen en todos los niveles de su ser. Así pues, el hombre no sólo debe ser una fuente de seguridad material para la mujer – además, a menudo ya no es una fuente de seguridad material porque la mujer trabaja – sino una persona con la sensibilidad necesaria para poder llenar a la mujer en otros niveles (intelectual, emocional y espiritual). Esta competencia, que es posible gracias a la existencia de la elección, crea en realidad condiciones favorables para encontrar un alma gemela. Por supuesto, podemos ver una corrupción de este modelo, especialmente cuando es el placer el que guía la elección de las personas en su unión. Con demasiada frecuencia las parejas se forman y rompen porque hay una búsqueda única de pasión. Esta búsqueda crea tanta insatisfacción en los matrimonios como la búsqueda de la seguridad financiera por sí sola. El aumento del número de divorcios es consecuencia de una ideología hedonista que no debe confundirse con la del flujo.

La libertad crea un compromiso consensuado, mientras que la ausencia de libertad crea un compromiso forzado. Por ejemplo, los usuarios de los trenes, aunque insatisfechos, seguían utilizando el tren porque no tenían otra alternativa. La civilización del flujo que aún está en su infancia puede ser una fuente de mejora en la vida de las personas si promueve una búsqueda holística de las necesidades humanas y no sólo basada en el placer.

Related posts