You are here

El insospechado papel del dinero en la sociedad

rôle insoupçonné de l’argent dans la société

Adquirir un estatus en las sociedades modernas significa en la mayoría de los casos hacer una fortuna, ya sea basada en una actividad más o menos honorable.

La riqueza no siempre ha sido un elemento central de la respetabilidad. Hubo un tiempo, cuando los grupos humanos eran más pequeños y no vivían sistemáticamente en ciudades, en que otros valores destacaban mucho más.

La respetabilidad se construía dentro de las estructuras familiares o tribales. Más tarde, estos valores se exportaron a las ciudades, donde fueron sustituidos por los méritos del mundo capitalista.

El dinero se utiliza para compensar la falta de virtud

En las sociedades antiguas, la solidaridad de la familia y del clan estaba por encima de todo. La generosidad, el valor o la benevolencia eran los pilares del funcionamiento social y adoptaban diversas formas. Así, la generosidad podría materializarse en la etiqueta que hay que respetar cuando se tiene un invitado o invitados en casa. Este valor también tomaba la forma de tontines, que permitían financiar a uno o varios miembros de la familia en su aventura empresarial.

La modernidad ha cambiado esta situación. Los grupos humanos se han dispersado por los territorios y ya no se ven como parte de un grupo familiar, sino como individuos libres y emancipados. Esta emancipación del grupo familiar les empuja a una carrera por los honores de acuerdo con los códigos de la sociedad de consumo. El enriquecimiento es finalmente la principal motivación, a la que se añade el prestigio del trabajo en cuestión.

En una sociedad en la que los valores se han barajado como las cartas de una partida de póquer, parece más fácil mostrarse digno del dinero que se ha acumulado. En una sociedad que sitúa el valor del trabajo en el centro, este atajo puede parecer eficaz. Pero la riqueza no es el resultado sistemático del trabajo duro. El trabajo es necesario, pero hay que combinarlo con una visión estratégica, que es la única forma de ver la riqueza como un camino posible.

A medida que los valores tradicionales mencionados tienden a desaparecer, se ha vuelto más fácil hacer alarde de la propia valía exhibiendo la propia riqueza. Este intento de sustitución, aunque funciona en las empresas, que son microsociedades por derecho propio, sigue teniendo dificultades para llegar a la «sociedad real», donde los valores familiares pueden seguir vivos. En efecto, aunque una gran parte de nuestros días esté ocupada por tareas laboriosas, el hecho es que seguimos siendo seres sensibles movidos por la noción de lo sagrado y rechazamos lo profano cuando se inmiscuye en esferas en las que no tiene cabida.

La riqueza monetaria sigue siendo hoy un elemento ajeno a las relaciones familiares, al menos en la mayoría de los casos. Aunque el hogar familiar es, en cierta medida, el lugar donde se acumula el capital, sigue siendo hoy en día un espacio donde se cultivan los valores humanos de tal manera que infunden al resto de la sociedad.

Una familia cuyos miembros sólo se relacionan a través del prisma del dinero tendría dificultades para mantenerse unida. Podría romper con otra familia que ofrezca mejores condiciones económicas, como un empleado que busca un mejor trato. Los valores intangibles de la familia la hacen resistente a los embates de la sociedad mercantil. Un individuo que sólo es rico dentro de una familia no puede ganarse el respeto que busca. Debe combinar esta cualidad con el valor, la generosidad y la benevolencia. En ese caso, el dinero tiene un efecto multiplicador.

El problema de tener una mentalidad contable

El dinero puede parasitar el espíritu humano ya que puede insinuar una mentalidad contable, es decir, introducir la idea de ganancias y pérdidas entre los miembros de una misma familia. En términos prácticos, esto significa hacer las cosas por interés propio: esperar un retorno de nuestras acciones y evitar invertir tiempo en las relaciones porque no nos benefician directamente.

Esta mentalidad es problemática porque el objetivo de una familia no es principalmente obtener un beneficio, sino perpetuar una cultura y un patrimonio (genético o de capital). Así que, por supuesto, la perpetuación del capital implica un interés material. Sin embargo, esto está condicionado a la asimilación de los valores y la cultura de la familia. Un miembro que no haya asimilado suficientemente los valores y la cultura de la familia podría verse condenado al ostracismo, lo que de hecho comprometería su derecho a recibir el capital familiar.

Un cierto amor desinteresado es lo que motiva a los padres hacia sus hijos. Por lo tanto, una mentalidad contable no es apropiada en tales circunstancias.

El hecho de haber sido moldeados en exceso por los valores corporativos nos hace a veces incompatibles con la encarnación de los valores familiares. Con la noción de ganancias y pérdidas generalizada, parece difícil querer crear una familia incorporando valores de la esfera económica.

Tener que elegir entre ser bueno y tener éxito

La búsqueda del éxito puede estar plagada de dilemas y otras elecciones difíciles en las que tenemos que decidir entre el enriquecimiento y la corrupción de algunos de nuestros valores. Si no tenemos cuidado, acabamos convirtiéndonos en otra persona, o al menos en alguien a quien no respetamos sinceramente. Es tentador aceptar propuestas inmorales si nos benefician. Al tomar estas decisiones, podemos dañar realmente nuestra reputación y autoestima. Tomar la decisión moral puede ser doloroso a corto plazo, pero a menudo es beneficioso a largo plazo, en cuyo caso el verdadero éxito toma la forma de una trayectoria enmarcada por nuestros valores.
Beneficiarse de una injusticia

Todos nos beneficiamos de una o varias injusticias y la mayoría de las veces pasan desapercibidas. Como es difícil ver el daño que causamos cuando nos beneficia, podemos encontrarnos del lado de los opresores sin darnos cuenta, sobre todo si no nos esforzamos por cambiar las cosas. Por ejemplo, un hombre, le guste o no, tiene una forma de privilegio sobre una mujer en la mayoría de las sociedades, especialmente si son tradicionales. No reconocer esta realidad es, en mi opinión, una señal de que eres parte del problema. Si es difícil actuar realmente por una causa, creo que la idea es ponerse en una situación en la que uno mismo experimente la injusticia. Podría ser que si un hombre viaja a un país en el que la gente es muy diferente a él, probablemente experimentará una forma de discriminación -que puede ser en parte positiva- que le hará simpatizar más con las personas que sufren otras injusticias.

Related posts

Deja un comentario