You are here

El arte de la eliminación

éliminer

En un mundo consumista, el verbo «eliminar» puede parecer antinómico. Sin embargo, este verbo es fuerte porque nos aporta claridad y sencillez. La eliminación es un principio universal presente tanto en la naturaleza como en nuestro cuerpo: lo que comemos, lo eliminamos de forma natural. Los problemas surgen cuando retenemos las cosas. En el plano psíquico, la ausencia de eliminación conduce a un refrito de pensamientos que puede desembocar en neurosis, por ejemplo. A nivel físico, el almacenamiento de grasa o residuos en nuestro interior también es un factor de mala salud. Entonces, ¿por qué no copiamos nuestro cuerpo, dotado de una sabiduría ejemplar? ¿Qué significa hacer del verbo eliminar una parte importante de nuestra vida cotidiana?

El primer principio de la eliminación es el no consumo: es más fácil perder las calorías que no hemos tomado. Esto implica elegir cuidadosamente lo que traemos a nuestra vida, ya sea psíquica o físicamente. Así, eliminar nos obliga a ser selectivos.
El segundo principio de eliminación es pensar en términos de creación y no de consumo. Podemos decir que hoy el mundo está dividido en dos grupos: consumidores y creadores/productores, siendo el segundo grupo el que vive de forma verdaderamente emancipada. Si tomas la decisión de moldear tu cerebro para convertirte en un creador, verás el mundo de forma diferente.

Se puede decir que, en cierto modo, consumir es un acto nihilista. De hecho, podemos ver en el consumo excesivo la expresión de un vacío existencial que no encuentra satisfacción. El vacío está ligado principalmente a la pérdida de sentido y sabor de la vida que intentamos ocultar con todo tipo de artificios. Qué mejor que crear para encontrar el sentido de la existencia.

Crear es manifestar una energía y difundirla a tu alrededor. Cuando estamos en un proceso creativo, ya no vemos los objetos como instrumentos destinados a darnos placer, sino como herramientas destinadas a servir a nuestra creación. La búsqueda del placer a través de los objetos es inútil porque es inagotable. Por el contrario, estar en el proceso de creación nos empuja a buscar la alegría que se produce al trabajar con objetos o ideas. La eliminación es una acción saludable en cualquier ciclo. Para que la energía circule de forma saludable, siempre debe haber una salida; de lo contrario, se estanca y acaba por alienarnos.

Related posts