You are here

Acepta el confinamiento

confinement

Vivir encerrado es como vivir en una prisión. Burbujeamos como en un baño de vapor, rumiamos nuestros recuerdos, apenas podemos imaginar un futuro halagüeño. Sin embargo, la prisión se vende como una medida para salvar vidas, ¿por qué debería ser adecuada para los delincuentes y no para nosotros, el hombre común?

¿Por qué abogamos -la sociedad- por un remedio que nosotros mismos no estamos dispuestos a ingerir? ¿Quizás porque no creemos haber hecho nada malo -y con razón- y nos parece injusto soportar los tormentos de un condenado? ¿Podemos, no obstante, disfrutar de los beneficios redentores de la cárcel aunque seamos inocentes?

La cuestión es compleja, sobre todo porque es difícil aceptar con resignación una medida que nos priva de nuestro sustento. ¿Debemos rebelarnos? ¿Cómo podemos hacer que esta época sea fructífera?

La reclusión y la prisión salvan la vida en la medida en que nos obligan a echar una mirada introspectiva. Tanto el ladrón como el ciudadano común deben entrar en sí mismos. Uno para hacer balance de sus fechorías, el otro para reflexionar sobre el futuro y convertirse en un estratega, porque sí, estar confinado puede ser la oportunidad de reinventarse y abordar la vida con una paciencia fría y un razonamiento digno de los mejores ajedrecistas.

El tiempo es largo cuando uno se ve obligado a estar confinado, pero es un tiempo que puede ser precioso si se sabe aprovechar. Normalmente, si mantienes la calma y estudias tus posibilidades con estrategia puedes volver a ser dueño de tu destino. La palabra estratega viene del griego στρατηγία, strategía que significa comandante. Pensar estratégicamente es convertirse en tu propio dueño, pero no debes caer en las trampas del desánimo o la precipitación.

La espera será larga, pero beneficiará a los más disciplinados, a los que no están en el paro y a los que, por fin, no consideran el encierro como un paréntesis en la vida, sino, por el contrario, como un momento clave para reinventarse y tomar a todos por asalto.

Hay más formas de desarrollo en este periodo, aquí están algunas de ellas:
la adquisición de una habilidad
la adquisición de conocimientos
la adquisición de una aptitud
reconectando familias
y así sucesivamente

Es el momento de desarrollar tu dimensión interior y tu esfera íntima, lo habrás comprendido. Si eras un ave nocturna, tendrás que volver a aprender a reconstruir tu nido. Es un período difícil para los extrovertidos sólo si pueden limitar su identidad a esta extroversión.

Related posts