You are here

¿Merece la pena contemplar una obra de arte que no esté inspirada por lo divino?

art

El arte tiene su origen en la vida cultual. Sólo en el lapso relativamente corto de la historia de la humanidad el arte ha dejado de ser algo más que un objeto ceremonial o devocional. Hasta entonces, el arte era la manifestación de una experiencia mística o inspirada. Como tal, la palabra inspiración está directamente vinculada a la esencia divina, alguien inspirado era una persona que estaba en contacto con entidades superiores, ya fueran ángeles o el propio Dios (los dioses a fortiori en los cultos animistas).

La inspiración hoy en día no es más que la expresión de una individualidad desvinculada de su contexto espiritual. Una persona inspirada puede ser inspirada tanto por el espíritu celestial como por el demoníaco al final. Esta descorrelación entre el arte y lo divino es sin duda el origen de una corrupción y desviación de la función original de lo que nos hace verdaderamente humanos.

El título de este artículo es algo provocativo, pero resume la confusión que existe hoy en día: el arte ya no es una producción que emana de lo sagrado, sino que se ha vuelto profundamente prosaico.

Hay varias manifestaciones de esta relación desacralizada con el arte, que puede ser su dimensión puramente mercantil, su relación con la expresión de las pasiones más oscuras o la proyección de un deseo puramente egoísta.

El arte como comercio

Si hay una transformación importante que se está produciendo en el arte desde hace muchos siglos, es su mercantilización. A veces era el botín de robo o de guerra, otras veces era la moneda de cambio en épocas en las que el oro escaseaba. Si hay un proceso que lleva a la profanación de un objeto ceremonial, es darle un valor cuantificable. En principio, todo lo sagrado no tiene precio. Querer evaluar el valor de un bien es hacerlo comparable a otros mil con el mismo precio. A esta profanación y depredación inicial, que podría existir durante episodios de conflicto entre varios beligerantes, se añade el deseo de sacar provecho de este jugoso comercio.

Dado que la demanda es grande y los objetos de arte son limitados debido a su uso original no comercial, es bastante interesante producir o haber producido objetos similares que no tienen una función espiritual.

El atractivo del beneficio crea la necesidad de alimentar la demanda. La artesanía, prima lejana del arte, es más pragmática, ya que consiste en diseñar objetos que sean a la vez funcionales y estéticos. Poco a poco, pero con seguridad, se está creando una confusión en la propia noción de arte. ¿Hay un propósito funcional detrás de cada objeto de arte? ¿O cada objeto que le hace pensar es un objeto artístico en sí mismo? La función religiosa ha desaparecido para dar paso a la dimensión intelectual y utilitaria de un objeto. El Homo spiritus se convierte en Homo faber o Sapiens.

El arte como producto de una catarsis

Si entendemos bien, el arte en su origen es el fruto de un viaje trascendental en el que se fue al encuentro de lo divino. A la vuelta de estas inspiradas peregrinaciones, el artista realizaba una obra que pretendía despertar o despertar el sentimiento divino presente en todos, al menos de forma latente.

Hoy en día, es más bien lo contrario, el artista no emprende ningún viaje espiritual, se ve muy a menudo molestado o devorado por sus profundas pasiones que pueden llevarle a todo tipo de tendencias nocivas. La obra que crea no es el resultado del contacto con la mejor dimensión de sí mismo, al contrario, es más bien su naturaleza vil o incluso diabólica la que se expresa. Se produce así una verdadera corrupción de la función del arte: ya no se busca ser una guía positiva para los demás, el artista desea en cambio arrastrar al espectador a su oscuridad y confusión, que intenta camuflar mediante el ennoblecimiento superficial que permite el uso de la palabra «arte». El arte, en la mayoría de los casos, no es más que una perversión de lo que fue. Por ello, sería totalmente apropiado utilizar una palabra diferente para fenómenos completamente opuestos.

Expresión egótica

Más allá del simple subproducto catártico, el arte se ha convertido en la máxima expresión de un deseo egoísta. Existir, de la manera más elevada posible, es realizarse a sí mismo, decir quién es al mundo. Para ello, nada mejor que hacerlo a través del arte, que sigue gozando de prestigio a pesar de todas las desviaciones a las que ha sido sometido. El arte ya no es el abandono de uno mismo ante lo divino, sino el olvido de lo divino para hacer una afirmación de uno mismo como expresión de la individualidad y un acto de realización en una sociedad que valora la singularidad aunque esté teñida de vanidad.

Si se mira con detenimiento, puede que sólo se trate de una descripción de artistas fracasados. Los que todavía brillan hoy, aunque su función religiosa o espiritual ya no esté presente, han conservado una cierta autenticidad y una forma de pureza que es la marca de su abnegación ante el arte que siguen sacralizando. Los verdaderos artistas no están todos muertos, todavía hay una plétora de ellos que tocan, pintan, escriben, esculpen, bailan o cantan con el único objetivo de hablar de la belleza que han encontrado. Es difícil juzgar la sinceridad de un buscador espiritual, pero si lo que dice o hace despierta tu nobleza, entonces tienes derecho a pensar que ese hombre o mujer es un humilde servidor de lo divino.

Related posts

Deja un comentario