You are here

La cuarta esfera de la soberanía

souveraineté


Hay 3 campos tradicionales de soberanía de los que no todos somos conscientes: la familia, la nación y la empresa.

La familia

Es el primer lugar histórico donde se formaron las reglas de la vida en comunidad. Posteriormente, el núcleo familiar se expandió para incluir a la tribu. Mientras no existiera una organización jerárquica de una sociedad, casi se puede decir que las reglas de la vida familiar podrían aplicarse a una sociedad en su conjunto. Con la especialización de las tareas y la necesaria jerarquización que ello implica, las reglas de la vida en sociedad se han diferenciado de las reglas de la vida en comunidad, causando a veces conflictos de soberanía, ya que la frontera entre las dos esferas es tan porosa. Típicamente, la familia es el lugar donde se desarrolla un reino simulado: uno (patriarcado) o incluso dos soberanos (padres) que aplican su ley a los súbditos (descendientes).

La nación (la dimensión social)

Cuando un grupo de individuos crece, el enfoque colectivista alcanza sus límites. Hay una transición que impone el surgimiento de un derecho social que coexiste con el derecho de familia. Según el número de Dunbar, no es posible mantener vínculos estrechos con más de 150 individuos, de ahí la necesidad de establecer reglas favorables a la vida en comunidad. La sociedad impone su fuerza porque los poderes reales se denominan comúnmente: golpear la moneda, imponer la justicia, tener el monopolio de la fuerza legítima (interna) y defender el territorio contra la agresión externa.

La empresa

Hasta la industrialización del trabajo y la masificación de la educación, el derecho de la empresa podía confundirse con el derecho de la familia: las empresas eran ante todo negocios familiares y las actividades que no lo eran estaban a menudo vinculadas a los poderes regio (por lo que se les imponían las leyes de la nación). La empresa con sus valores, sus códigos, sus símbolos (logotipo, marca, etc.) podría presentarse como una extensión de los señores feudales: un líder empresarial que lleva a la gente a realizar operaciones para capturar o crear riqueza. Aquí la empresa no entra en guerra en el sentido literal de la palabra al tratar de capturar territorios y los siervos que viven allí, conquista cuotas de mercado y a veces absorbe a sus competidores mediante fusiones o adquisiciones. La empresa es el vasallo moderno; trabaja para un rey (aquí la nación o el estado) al que paga impuestos y por el que está dispuesta a luchar en la escena internacional (especialmente en el caso de las multinacionales). A pesar de esta lealtad, la empresa es un lugar en el que las reglas de la vida y el trabajo son diferentes del resto de la sociedad (legislación laboral y convenios colectivos específicos de cada sector).

El cuarto de la soberanía: su teléfono

Hay una nueva esfera de influencia y soberanía que elude las otras tres y que tiende a producir una cultura globalizada y descerebrada: su teléfono. Como todos nos hemos dado cuenta, el teléfono está cada vez más presente en todas las generaciones. Las reglas de vida y comportamiento organizadas por las otras tres soberanías están siendo perturbadas. Es flagrante que hoy en día, los estilos de vida son dictados por la mímica virtual, el mandato o la persuasión de los influenciadores (acertadamente denominados) – ellos mismos comprometidos en una carrera frenética –
y aplicaciones de todo tipo. Esta nueva etapa de pérdida de soberanía no augura nada bueno para el futuro porque los valores propuestos por estas nuevas herramientas son sobre todo mercantiles y se basan en un constante juego de comparación narcisista. Las diferentes esferas de soberanía antes del mundo de Internet no eran perfectas, pero tenían la ventaja de ofrecer un reparto de poder. El mundo que viene puede ser una dictadura tecnológica que rompe los viejos modelos de sociedad.

Related posts