You are here

Habla con la gente como si fueran las últimas palabras que les dirías…

parole

La conciencia de la muerte cuando se trata de uno mismo es necesaria para tomar las mejores decisiones y llegar al punto. Saber que somos mortales nos empuja a dar más sentido a nuestras vidas y a no detenernos en ciertas trivialidades. Es lo mismo cuando hablamos con alguien, ya sea que esté cerca de nosotros o no. Podemos elegir entre ser un rayo de sol en un día aburrido o una nueva nube que oscurezca el cielo de nuestro interlocutor. Para estar lo más radiante posible, debes ser humilde y cariñoso. ¿Cómo puede expresarse lo divino en nosotros si dejamos que nuestro ego lo aplaste?

Para ser cariñoso, a veces basta con pensar en la fragilidad de la vida y pensar que a nuestro interlocutor sólo le quedan unas pocas horas de vida. ¿Cómo podemos entonces comportarnos injusta o duramente si pensamos que estamos hablando con un condenado que está a punto de dar el gran salto a lo desconocido?

La benevolencia implica expresar una conciencia íntima de la muerte y el hecho de que puede golpear en cualquier momento. Si piensas así, vas a dejar una marca de pureza dondequiera que vayas. Serás un mensajero del cielo que contribuirá a una mayor paz entre las personas, no serás el que añada problemas a los corazones de aquellos que están cargados de preocupaciones.

Haciendo esto, con estas pequeñas buenas acciones diarias, con tus palabras, vendrás a purificarte y a sembrar comprensión y armonía dondequiera que vayas. Hay más cosas que unen a los hombres que las que los separan. Lo que nos separa es muy a menudo sólo el egoísmo, la ignorancia, el rechazo a ver que todos estamos unidos por un vínculo invisible, el de la energía cósmica.

Related posts