You are here

¿Debería heredar las creencias de su familia?

transmission

La familia es el lugar de transmisión por excelencia. Hay muchas formas diferentes, sin embargo, ¿son todos estos legados buenos para recibir?

El patrimonio, ya sea cultural o material, es la esencia misma de la noción de familia. ¿Podemos elegir deliberadamente no aceptar un legado que se nos ha impuesto?

¿Debemos heredar los sufrimientos del pasado sin comprometer nuestra relación con aquellos cuya sangre compartimos?

Esta pregunta es difícil de responder ya que controlamos sólo una parte de lo que somos sino casi todo en lo que nos convertimos.

Cuando alguien decide emprender un vuelo, a menudo elige renunciar a una carga que es demasiado pesada de llevar. No podemos adoptar la adhesión a dos narrativas contradictorias: dos creencias opuestas no pueden cohabitar serenamente en nuestras mentes.

Hay muchas maneras de enfrentar los peligros de la vida. Podemos confiar en nuestra comunidad de origen para encontrar apoyo moral o emocional. Esto también implica exponerse a juicios de valor y a las creencias limitantes que se cultivan. En el otro extremo, también podemos elegir enfrentar los obstáculos en nuestro camino solos. Esta es una elección difícil ya que implica el sufrimiento de encontrar la soledad. La soledad no es mala en sí misma, es auto-aprendizaje. Es la primera y esencial amistad para ser feliz. Es la amistad que uno puede mantener toda la vida, si sabe cómo cuidarla.

Cuando exploramos nuevos caminos, lejos de los que tomamos nosotros mismos, podemos distanciarnos de las creencias y sufrimientos que deseamos transferirnos. Para hacer esta transición de manera efectiva, debes ser capaz de reemplazar estas viejas creencias con otras nuevas que serán como nuevas guías para tu vida.

Una vez que hayas hecho tu agujero en otro lugar, podrás volver al tuyo: las creencias limitantes ya no te afectarán. Nunca debes deshacerte completamente de los lazos con tu familia, debes tener algún tipo de vínculo ya sea cercano o lejano. Por ejemplo, puedes intentar vivir según ciertos principios que te fueron inculcados cuando eras niño o puedes intentar honrar a tu familia realizando un ritual particular. Tu familia y tu infancia son parte de lo que eres, y si no puedes asimilarlos al menos en parte a tu identidad, sufrirás por el resto de tu vida. Lo más difícil a veces es darle sentido a lo que has pasado. Nuestras experiencias, por muy dolorosas que sean, pueden ser utilizadas como un trampolín para crear un mejor ser, siendo la parte más difícil encontrar el ángulo de interpretación de esas circunstancias.

Si tienes creencias limitantes a las que no deseas adherirte, depende de tí cambiar eso. La educación familiar rara vez es cien por ciento buena. Tienes que ser capaz de separar el trigo de la paja. Una forma efectiva de hacer este cambio es el distanciamiento. Si ya no te expones a las influencias de los que te rodean, podrás ver más claramente y finalmente elegir lo que quieres adherir y lo que ya no quieres creer.

La infancia puede ser una época dorada, pero también puede ser una época que deseas olvidar. Sabe en qué clase de persona te quieres convertir. Encuentra otros héroes o modelos a seguir en otros lugares, si no están en tu entorno familiar. Sé fiel a tus propias creencias. Honra a tus seres queridos a tu manera, pero no dejes que el tribalismo basado en valores dañinos arruine tu vida.

Related posts

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com