You are here

¿Podemos estar a la altura de nuestras ideas?

navire

Vivir con coherencia es seguir un conjunto de valores que toman la forma de hábitos. Las restricciones autoimpuestas son necesarias para transformar lo que somos. No puede haber progreso personal si el descuido y la complacencia prevalecen sobre el rigor de la disciplina.
Una idea es un núcleo duro, necesita pruebas para existir. Tiene que plasmarse en nuestras acciones. Profesar es arriesgado porque nos exponemos a las trampas de la hipocresía.

El silencio autoimpuesto puede ser liberador: nos libera del bullicio del discurso que nos crea confusión. Tiene la ventaja añadida de permitirnos entrar en nuestro interior y poner en perspectiva nuestros valores con respecto a nuestras acciones. Dejar de hablar puede ser una fuente de serenidad y de claridad en nuestras vidas. Sin acciones concretas, nuestras ideas tienen poco valor.

Medimos la coherencia de nuestra persona sobre todo por el rasero de nuestros actos.

Dudar, luchar y meditar forman parte del proceso de transformación. Sin cuestionar la adecuación entre nuestros valores y lo que hacemos, no podemos mantenernos en los carriles que habíamos definido al principio.

Somos como el capitán de un barco que avanza y controla la posición para no desviarse de su rumbo.
No hace falta ver un iceberg para saber que vas por el camino equivocado.

Lo mismo ocurre con nuestras elecciones, no tenemos que esperar a una crisis grave para corregir nuestros actos.

Las críticas o los reproches que recibimos deben ser acogidos con gratitud. Es como si tuvieras alertas en tu radar que te permiten moverte. Hay que prestarles atención aunque se produzcan falsas alertas.

Tus valores son tu hoja de ruta. Si están despejados, es probable que llegue a su destino. La relación con los demás también es un elemento a tener en cuenta, ya que de lo contrario se corre el riesgo de perderse. Debemos ser capaces de reconocer nuestros errores y ajustar nuestra posición, a menos que hayamos estado navegando en la dirección equivocada durante demasiado tiempo sin prestar atención a las advertencias que nos envían nuestros amigos y familiares.

Un barco a la deriva es, ante todo, culpa suya. Aunque el mar sea peligroso, al final el capitán sigue siendo responsable de la suerte de su tripulación.

Con una voluntad inflexible para llegar a su destino y una adaptabilidad ante los peligros, puede ser la encarnación de sus valores, pero aún debe saber definirlos con claridad.

Related posts