You are here

El insulto silencioso

insulte


Carta a algunas personas que conocí, en la calle, en el metro, etc.

Querida señora, querido señor,
No te conozco y tú tampoco me conoces, sin embargo, en tus ojos, todo parece decir lo contrario. No me miras completamente a los ojos, pero observas todos mis movimientos. Al menor paso o gesto por mi parte, te aferras a tu bolsa y a tus pertenencias, como si yo tuviera el poder de arrebatártelas a distancia. Tu miedo a mí arroja una nube de duda sobre mí. ¿Soy realmente la persona a la que parece temer tanto? No me di cuenta de que yo era ese ser que podía inspirar tanto miedo. Este miedo que proyectas crea un malestar entre nosotros. Por muy tranquila que esté, me siento paralizada. No sé dónde ponerme, siento que estorbo. En mi cabeza, ya no puedo despejar mi mente, sólo tengo un deseo, es salir de esta incómoda situación. A lo largo de mi día, decenas de personas me dirigen esta mirada, y acabo diciéndome a mí mismo que hay algo que no funciona en mí. Estos repetidos enfrentamientos me entristecen porque profundizan la distancia entre nosotros. Mi benevolencia hacia ti es sospechosa, así que me apago y cuento los minutos hasta mi última parada. A veces, surge una cierta ira. Me digo que no merezco que me miren con tanta desconfianza. Sin embargo, si me cabreas, tendrás razón. Entonces, encontré como un parry sólo para recordar a Dios. Me condenas a primera vista sin ninguna forma de juicio. Mi única respuesta es perdonarte una y otra vez.

En tus ojos hay un insulto que me duele y que construye un muro invisible entre tú y yo. No hace falta que hables, lo entiendo todo en tus ojos. No sabes quién soy, qué pienso, de dónde vengo, aunque tus ojos digan lo contrario. Con tu actitud, demuestras desprecio, un odio hacia la imagen que proyecto. Pero mi apariencia es sólo la parte más pequeña de lo que soy. Tu corazón está cerrado, si yo cierro el mío, habrás ganado. Tus prejuicios debo perdonarlos y quizás con el tiempo me mires de otra manera.

Related posts