You are here

El aprendizaje de valores nunca se detiene

valeur

Parece que hay varias etapas de desarrollo. Cuando somos niños, intentamos inculcar valores, esto es tarea de los padres y de la escuela en parte. Cuando crecemos, este aprendizaje parece centrarse sólo en la adquisición de habilidades, olvidamos la necesidad de seguir educándonos moralmente.

La educación moral ha sido durante mucho tiempo un monopolio de las iglesias. Hoy en día, las sociedades laicas dejan a la buena voluntad del individuo el educarse en este ámbito. El resultado es que si la gente no es proactiva en su educación moral, es muy probable que se aleje del camino de la moralidad. Un jardín no puede cuidarse solo; se necesita la firme voluntad del jardinero para arrancar las malas hierbas. La moral actúa de la misma manera, debemos estar constantemente atentos a la nobleza de nuestro corazón, de lo contrario actuaremos indignamente o injustamente.

¿Cómo educamos nuestros corazones en esta época?

Hay varias maneras. Si no eres religioso, siempre hay filosofía que puede ayudarte en este ámbito. Como seres humanos tenemos un sentido intuitivo de lo que es bueno y lo que es malo. Esto es especialmente cierto a una edad temprana. Esta intuición puede manifestarse de muchas maneras, el sentimiento de vergüenza cuando se hace algo mal es un buen ejemplo. Cuanto más envejecemos, más posibilidades tenemos de intoxicarnos con ideas dañinas e inmorales si no estamos atentos. Por ello, hay muchos aspectos de la sociedad moderna que legitiman un comportamiento inmoral o, al menos, imperfecto.

Encontrar amigos que vayan por el buen camino

Cuando se persigue un proyecto, siempre es mejor estar acompañado, apoyado y, en última instancia, tirar hacia arriba. Lo mismo ocurre con la práctica de la ética. Es más fácil ser virtuoso si se está rodeado de personas que siguen el mismo camino. Por eso es necesario distanciarse de las personas cercanas que no tienen los mismos objetivos morales. Tarde o temprano te contaminarán si dejas que interfieran en tu vida.

No sobreestime su virtud

A menudo somos mejores observando los defectos de los demás. Esta actitud postula un sentimiento de superioridad e incluso la exención de los autorreproches. Si empiezas a buscar los defectos de los demás, en realidad estás en el camino equivocado. No intentes cambiar a los demás. Sé indulgente con los demás y duro contigo mismo. Por supuesto, si se trata de un amigo íntimo o de un cónyuge, te debes a ti mismo la comunicación porque estas relaciones tienen un gran impacto en tu vida. No puedes ignorar los defectos de un compañero de vida si crees que dificulta tu relación.

Mantener su capacidad de cambio (hábito, etc.)

Si tienes una mente flexible y abierta, puedes seguir aprendiendo y mejorando. Ten cuidado de no ceder a una forma de dogmatismo o rigidez que puede ser una visión estrecha de la virtud.

Ten en cuenta la estaca como imagen

Un ser humano es como un árbol, necesita una estaca para crecer recto. Después de un tiempo, pensamos que ya no necesitamos un tutor, lo cual es legítimo, pero también olvidamos que seguimos creciendo. Alguien tiene que venir a podar las ramas del árbol que están creciendo en sentido contrario. Lo mismo ocurre con los humanos, hay que ponerlos en el buen camino, aunque no sea agradable escucharlo. Hay que aceptar las críticas con humildad y resolución o arriesgarse a dejar de aprender.

El camino de la virtud y el camino del interés rara vez son el mismo

Muchas de nuestras decisiones están motivadas por el interés. Cuando pensamos en una carrera que elegimos, una profesión que elegimos, lo hacemos porque nos da tanto seguridad material como estatus social en algunos casos. Lo mismo ocurre con muchas de las decisiones que tomamos a diario. La mayoría de las veces buscamos el placer o el interés y evitamos el dolor. Hacerlo siempre rara vez garantiza una vida honorable. Para vivir una vida digna, a menudo es necesario hacer cosas que no nos ofrecen una gratificación inmediata.

Todo tiene un precio

Todas las grandes cosas tienen un precio. Nada verdaderamente grande se construye sin algún tipo de compensación o sacrificio. Para lograr un objetivo elevado, hay que apretar los dientes y dejar de lado el deseo de tener una vida equilibrada en todo momento. Una vida equilibrada se construye a través de una sucesión de periodos en los que nos centramos en una cosa concreta (ver artículo). Cada momento de la vida está vinculado a un ámbito: estudio, aprendizaje, amistad, trabajo, amor, transmisión, etc. No se puede tener todo el tiempo. Hay que tener paciencia y aguantar momentos de concentración en una cosa para poder disfrutar de sus frutos más adelante.

No te entregues a los placeres fáciles

El aburrimiento o el deseo de gratificación instantánea nos lleva a vagar por la red en busca de entretenimiento visual. Estos entretenimientos pueden adoptar muchas formas y a menudo pueden consistir en contemplar la belleza de los individuos, que es un placer visual entre otros. Este hábito, muy extendido entre los hombres, no es menos perjudicial. Nos empuja poco a poco a la concupiscencia. Las sociedades industrializadas son las primeras en provocar e incluso fomentar insidiosamente este comportamiento. El consumo es la base sobre la que se asienta nuestro modelo económico. Todos los medios son buenos para empujarnos a comprar. Los cuerpos de las mujeres son las primeras víctimas (y en cierto modo cómplices). La ausencia de pudor en el espacio público, en los medios de comunicación, en los medios audiovisuales y en Internet hace difícil mantener nuestro propio pudor. Parece que todo es lícito. Indirectamente, se nos dice que ciertas barreras morales ya no existen. Esta es la trampa.

Deja de convertir tu cerebro en una víctima de la dopamina

Sólo hay una manera de experimentar la felicidad de forma sostenible. Es a través de la alegría. Si saltas de una simulación a otra, ya sea con el móvil o comiendo dulces, estás entrenando a tu cerebro para ser superficial. Los placeres más inmediatos rara vez son los mejores. En lugar de eso, tienes que reconfigurar tu cerebro para que aprecie las satisfacciones más altas. Hay que vivir más en la alegría que da el gran esfuerzo. El esfuerzo, ya sea físico, intelectual o espiritual, conduce a una cierta alegría que es mucho más profunda que los placeres fáciles de la vida cotidiana.

Recibir ideas inspiradoras:

close

✨Recevez gratuitement la fiche audio et la fiche d'activités de "Trouvez vos forces maintenant" de Tom Rath 📈

Je hais les spams et protège vos données personnelles

Related posts

Deja un comentario