You are here

Tu profesor esta en todas partes

teacher

Se dice que hay dos tipos de personas en este mundo: el que es un ejemplo a seguir, y el que es un ejemplo a evitar.

La gente es una gran fuente de enseñanza porque todos tienen un cierto grado de cualidades y defectos. Una cualidad puede ser natural o adquirida. Así, alguien puede ser naturalmente diligente o respetuoso, por lo que es esencial saber cómo esta persona ha desarrollado sus cualidades. De la misma manera, podemos ser el maestro de todos hasta cierto punto. El único requisito es ser capaz de distinguir el modelo del contramodelo. La cuestión principal es que a veces no tomamos a la persona adecuada como modelo o incluso como héroe, lo que contribuye a hacernos tomar el camino equivocado.
Es importante preguntarnos cuando vemos o hablamos con alguien si queremos ser como esta persona y por qué. ¿Cuáles son las virtudes en las que queremos inspirarnos? ¿Por qué esta persona es tan especial para nosotros? Por otro lado, debemos identificar las cualidades que no están alineadas con nuestros propios valores o con los que queremos desarrollar dentro de nosotros mismos. También es sabio estar agradecido a cualquier maestro bueno o malo que se nos presente. De hecho, alguien te enseñará una lección de cómo ser o no ser. Además, podemos encontrar cualidades buenas y malas dentro de todos, ya que nadie está siempre completamente «equivocado» o siempre completamente «correcto». Sin embargo, necesitamos hacer crecer nuestra mente crítica y agradecida.

Para ello, necesitamos convertirnos en buenos oyentes y observadores. Si seguimos esta actitud, podemos llegar a ser llamados una mujer o un hombre sabio, ya que habremos aprendido valiosas lecciones a lo largo de toda nuestra vida.
Un buen oyente puede convertirse en un buen líder e incluso en un buen orador, lo contrario no es necesariamente cierto.

Related posts